Diario Vasco

Bangkok, 30 nov (EFE).- Una célula de yihadistas indonesios, arrestada la semana pasada en varias ciudades del país, tenía planes para atentar contra varios objetivos durante las vacaciones de diciembre, informó hoy la Policía.

El grupo, compuesto por cuatro militantes de entre 23 y 36 años, había ensamblado varios artefactos explosivos de fabricación casera "para utilizarlos ellos mismo o venderlos a otras redes", declaró a Boy Rafli, portavoz del Inspector General del país, según el portal de noticias "Detik".

Los expertos del grupo antiterrorista Densus 88 consideran que la célula vinculada a Jemaah Anshar Daulah, aliado del Estado Islámico (EI), tenía entre sus objetivos atacar el Parlamento de Indonesia, la sede de la Policía, dos cadenas de televisión y la embajada de Birmania (Myanmar) en Yakarta, entre otros.

Hace una semana fue arrestado uno de los sospechosos en su domicilio de Majalengka, en el oeste de la isla indonesia de Java, donde se encontró un laboratorio para la fabricación de bombas.

Posteriormente, las autoridades detuvieron a otros tres presuntos terroristas en otras poblaciones de las islas de Java y Sumatra.

Las autoridades indonesias trabajan, además, junto a Interpol para rastrear los fondos manejados por el grupo extremista, que según los expertos proceden del extranjero.

La inteligencia indonesia cree que unos 500 nacionales han viajado a Siria e Irak para unirse al EI y de ese grupo un centenar habría regresado a Indonesia.

El EI se propone crear un califato regional en el Sudeste Asiático y cuenta en Oriente Medio con la brigada Katibah Nusantara, integrada por militantes de habla malaya procedentes de Malasia, Indonesia y Filipinas.

Indonesia, donde la comunidad musulmana representa el 88 por ciento de los 260 millones de habitantes, ha sido víctima de varios atentados islamistas, incluido el ocurrido en la turística isla de Bali en 2002 que causó 202 muertos, la mayoría turistas extranjeros.

Además, al menos ocho personas, cuatro de ellas terroristas, perdieron la vida cuando un grupo de yihadistas atacaron con explosivos y armas de fuego un céntrico barrio de la capital indonesia el 14 de enero, en el primer ataque terrorista reivindicado por el EI en el país.