Diario Vasco

Madrid, 30 nov (EFE).- El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha reclamado a los grupos políticos un gran acuerdo para reformar el Código Civil y que la custodia compartida se convierta en una "relación de normalidad" en los casos de separación y divorcio.

En el pleno de control al Gobierno, Catalá ha respondido así a la pregunta formulada por la diputada de Ciudadanos Marta Martín Llaguno, que le ha recordado el acuerdo de legislatura alcanzado con su grupo para impulsar las reformas legales necesarias que incorporen la custodia compartida como modalidad más deseable.

"Sería muy conveniente una gran unanimidad porque hay discrepancias en la sociedad" sobre este asunto, ha dicho el ministro, quien ha explicado que el Gobierno está convencido de que es "la manera más equilibrada" de concertar los intereses de los padres y los menores.

Catalá ha asegurado que ya están estudiando las leyes autonómicas que hay sobre custodia compartida y las sentencias del Tribunal Supremo, aunque ha planteado la necesidad de promover además un debate en la sociedad.

"La ley nos va a ayudar, nos puede orientar y será un criterio que se aplicará en los tribunales, pero hace falta un debate social", ha puntualizado.

El ministro ha insistido en que "la custodia compartida puede ser una buena manera" de conjugar ambos derechos y se ha comprometido a avanzar en esa dirección, pero ha advertido de que habrá que tener en cuenta también "las circunstancias" de cada familia.

"Empecemos a trabajar ya, presentemos un primer anteproyecto de ley y a partir de ahí regulemos esta cuestión como se está demandando en amplios sectores de la sociedad", ha añadido.

Para la diputada de Ciudadanos, es necesario y urgente hacer una legislación nacional sobre la custodia compartida para evitar las desigualdades territoriales que se están produciendo, ya que existen varias leyes a nivel autonómico que la regulan.

A su juicio, la custodia compartida se está implantando "cada vez más", aunque ha lamentado que no sea todavía la fórmula preferente que se aplica porque "solo uno de cuatro divorcios la utiliza".

"Los progenitores deben tener la obligación de compartir la responsabilidad", ha opinado la diputada, quien ha defendido esta fórmula por criterios de igualdad de género y para erradicar estereotipos sexistas.