Diario Vasco

Washington, 30 nov (EFE).- La Casa Blanca consideró hoy una "buena noticia" el acuerdo anunciado por Donald Trump para evitar el traslado de cientos de empleos a México, pero dijo que aún le queda mucho para igualar el número de pactos de ese tipo logrados por el actual mandatario de Estados Unidos, Barack Obama.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, reaccionó durante su conferencia de prensa diaria a la decisión de la compañía estadounidense de aires acondicionados Carrier de mantener en el país parte de los 2.000 empleos que pretendía trasladar a México.

"No hemos visto los detalles del anuncio, pero todo apunta a que esto es una buena noticia, y celebramos esa buena noticia", apuntó Earnest.

El presidente electo se ha atribuido el mérito de la decisión de Carrier de mantener en Estados Unidos alrededor de 1.000 de los empleos que planeaba trasladar al país vecino, y tanto él como el vicepresidente electo, Mike Pence, tienen previsto acudir este jueves a la planta de la empresa en Indiana para hacer formalmente el anuncio.

El portavoz de Obama, no obstante, afirmó que Trump deberá repetir esa hazaña "104 veces más" para igualar el historial del actual presidente de Estados Unidos, bajo cuyo mandato "no solo se han preservado, sino que se han creado empleos de manufactura en 105 ocasiones".

"El presidente Obama ha marcado un alto estándar" en ese terreno, defendió Earnest.

El portavoz también ofreció una escueta reacción al anuncio de Trump de que el próximo 15 de diciembre convocará una rueda de prensa para anunciar cómo se apartará "completamente" de sus negocios privados, que pretende dejar a su familia.

"Los observadores tendrán que llegar a sus conclusiones sobre ello basándose en los detalles del anuncio cuando se haga", indicó Earnest, al recordar que hay "una oficina de ética en el Gobierno" que se encarga de supervisar que no hay conflictos de interés, un papel que también corresponde al Congreso y a la prensa.

"El pueblo estadounidense contará con ustedes (los periodistas) para conseguir respuestas que determinen si sus dudas han quedado satisfechas basándose en los pasos que anunciará el presidente electo", indicó Earnest.

Añadió que, por su parte, Obama "ha hecho más de lo exigido para evitar siquiera la apariencia de un potencial conflicto de interés" y que, cuando ganó las elecciones de 2008, liquidó sus acciones y compró bonos del Tesoro a pesar de que en ese momento "las tasas de interés estaban en mínimos históricos".