Diario Vasco

Madrid, 30 nov (EFE).- El Ayuntamiento de Madrid eximirá a los vehículos de arrendamiento con conductor, como los que funcionan con aplicaciones como Uber y Cabify, de la prohibición para circular por la Gran Vía y las calles de Atocha y Mayor durante 22 días de diciembre y los 8 primeros de enero, así como a los autobuses de servicio discrecional con origen o destino en esas vías.

El Gobierno de Manuela Carmena (Ahora Madrid) ha adoptado esa decisión después de que un juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Madrid admitiera un recurso que lo reclamaba.

No obstante, el Consistorio ha anunciado que presentará alegaciones para los casos de los vehículos de arrendamientos con conductor al no estar de acuerdo con la decisión judicial.

Para hacer efectiva la decisión, el Gobierno municipal modificará mañana el decreto firmado por la delegada del Área de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, que restringe la circulación de vehículos privados durante el período navideño, con el objetivo de permitir el tráfico a los coches de Uber y Cabify y a los autocares de servicio discrecional, han indicado a Efe fuentes municipales.

El objetivo de los cortes, que comenzarán el próximo viernes, 2 de diciembre, es que el peatón gane espacio en la Gran Vía, Atocha y Mayor, donde solo habrá carriles habilitados para transporte público, taxis, vehículos autorizados y residentes.