Diario Vasco

Pamplona, 30 nov (EFE).- La Audiencia de Navarra ve indicios de apropiación indebida por parte del expresidente de Osasuna Pachi Izco y ratifica la fianza de 1,4 millones de euros fijada por el juez instructor para hacer frente a la posible responsabilidad civil derivada de su supuesta responsabilidad en los hechos investigados.

En el auto, que es firme, la Sección Primera de la Audiencia asegura que "no solo constan indicios de la atención de gastos personales indebidamente cargados" al Club Atlético Osasuna, "sino que existen indicios de la retirada de fondos o percepciones de fondos por el investigado que el mismo no ha justificado, pudiendo haberlo hecho".

Las diligencias practicadas ponen de manifiesto que entre las temporadas 2008 a 2012 "el recurrente habría percibido en metálico la cantidad de 104.129,2 euros, de los que sólo existe justificación de devengo de 28.844,4 euros, existiendo una diferencia de 75.284,8 euros que no aparecen justificadas y por tanto carecen de amparo su devengo", al no constar acuerdo alguno de la junta directiva que ampare esos devengos ni el concepto.

Asimismo, en los informes policiales y periciales se aprecian indicios de que entre 2005 y 2012 Izco "utilizó el patrimonio del club para gastos personales, por un importe total de 38.354,08 euros, que no parece discutirse".

De igual modo, continúa, hay indicios de que pagó con fondos del Club Atlético Osasuna un crucero por el Caribe, en el que participaron él y siete personas más, sin aparente relación con el club. A tal efecto, según se apunta, llevó a cabo dos entregas de dinero en metálico en abril de 2008 por un importe total de 26.050 euros.

Aunque Izco negó esta imputación, la Audiencia destaca que la documentación del crucero, en el que además el expresidente realizó pagos con la tarjeta de Osasuna, se halló en las oficinas del club, a lo que añade que hasta el momento no se ha justificado que las personas que disfrutaron del crucero hubieran abonado su coste.

Igualmente, aparecen recibos en metálico por importe total de 361.000 euros que han sido firmados por el exmandatario rojillo, un hecho indiciario, según la Audiencia, de que el receptor final de esta cantidad fue el entonces presidente pues otra explicación no puede tener esa firma en los recibos, "sin que conste qué destino final ha dado el investigado a dichos importes".

Finalmente aparecen contabilizados en diciembre de 2011 bajo el concepto de "pago a agente" un total de 76.611 euros, "que desaparecieron de la caja del club en el verano de dicho año", sin que exista justificación documental del destino dado a esta cantidad.