Diario Vasco

Berlín, 30 nov (EFE).- La Conferencia Federal de Prensa (BPK), asociación que agrupa a unos 900 reporteros de medios alemanes, pidió hoy disculpas por una sátira sobre "cursos de natación para refugiados" en el Mediterráneo aparecida en su "almanaque" anual, tras las críticas por parte de los periodistas.

La junta directiva de la BPK reconoció en un comunicado que el texto a modo de hoja informativa ha sido recibido con "críticas y desagrado" y lamentó "que con esta publicación se hayan herido sentimientos y valores".

"Pedimos perdón por ello", escribió este organismo en su declaración.

En la edición actual de su "almanaque" satírico, que reparte la BPK desde 1951 entre los asistentes al baile anual -que este año tuvo lugar el pasado día 25-, una supuesta "Agencia Federal de Nado" ofrece clases de natación para refugiados bebés a partir de los tres meses, que incluyen "el aprendizaje de técnicas de agarre, resistencia y buceo".

Las "clases" para preescolares a partir de los tres años incluyen prácticas de "agarre a elementos flotantes, buceo con gran oleaje, salto desde el borde de una lancha neumática y técnicas de respiración de noche y con frío".

Las "clases" individuales para adultos no están disponibles por la "elevada demanda" y sólo se podrán ofrecer plazas libres "a partir de la próxima cumbre de la UE sobre los refugiados".

Un mapa presenta el Mediterráneo como las aguas donde tendrán lugar las clases ofertadas por la escuela de natación "Refugium".

"La intención de los autores era la de llamar la atención de manera exagerada sobre la catástrofe de los miles de muertos en el Mediterráneo y animar a una discusión sobre el tráfico de personas", señaló la BPK.

Tras una "controvertida discusión", los editores del almanaque y la redacción acordaron por mayoría en una votación final que "el texto pone a prueba los límites de la sátira, pero no los excede", explicó la institución sobre la decisión de publicar el texto.

La BPK se vio obligada a dar una explicación después de que periodistas de varios de los principales medios así como políticos criticaran la sátira vía Twitter con calificativos como "denigrante" y llamaran incluso a plantear el caso ante el Consejo de Prensa, gremio que vela por la libertad de prensa y el respeto de principios éticos fundamentales en los medios.