Diario Vasco

A Coruña, 30 nov (EFE).- Dos años después de la muerte del hincha del Deportivo Francisco Javier Romero, 'Jimmy', en una pelea entre el grupo al que pertenecía, Riazor Blues, y Frente Atlético en Madrid Río antes de un partido entre el conjunto coruñés y el Atlético de Madrid, sus amigos se han concentrado en A Coruña para dejar claro que ni olvidan ni perdonan.

Unas 200 personas iniciaron en la Plaza de Portugal, próxima al estadio de Riazor, una marcha acompañada por el sonido de las gaitas y detrás de una pancarta en que se leía 'Jimmy vive'.

Iluminados por velas y con el tráfico controlado por la Policía, avanzaron hacia la Torre de Marathon, el punto en el que Jimmy está presente desde su fallecimiento.

Allí, en una vetusta construcción que estaba integrada en el estadio hace años y ahora ha quedado fuera del recinto deportivo, la figura de Jimmy pintada en una de las paredes, esperaba con más velas encendidas a que llegaran sus amigos.

Algunos de los que iban en la marcha se adelantaron para abrir un camino de bengalas con el que recibieron al resto de los manifestantes.

Entre el rojo de las bengalas y el humo que estas desprendieron, los amigos de Jimmy depositaron flores delante de su retrato y otros dos hinchas subieron a la Torre de Marathon para dar lectura a un manifiesto.

En él, apuntaron que estaban allí "honrando la memoria de Jimmy dos años después de su asesinato", criticaron a los jueces que, a su juicio, "han demostrado estos dos años que no van a hacer justicia", y también tuvieron reproches para la Policía, el Gobierno, la prensa tradicional y el presidente de LaLiga, Javier Tebas, al que criticaron, entre otras cosas, por poner de ejemplo a los hinchas del Atlético de Madrid.

"No olvidamos, no perdonamos. Jimmy vive", concluyó el hincha que leyó el comunicado con un grito que corearon el resto de los presentes.

Después, aplausos y otro lema que ha acompañado los homenajes al aficionado del Deportivo desde su fallecimiento en Madrid: "Jimmy, hermano, nosotros no olvidamos".

El 30 de noviembre de 2014 el hincha de Riazor Blues murió en los alrededores del Vicente Calderón tras una pelea multitudinaria entre las aficiones de Deportivo y Atlético de Madrid.

Dos años después de su muerte, ninguno de los 102 ultras detenidos han sido acusados de homicidio.

Ni en el procedimiento de menores, que está cerrado, ni en la causa principal que investiga el Juzgado de Instrucción número 20 de Madrid se ha avanzado en el esclarecimiento de la muerte de Jimmy y sus amigos no olvidan.

Tampoco lo ha hecho el Deportivo, que este miércoles, a través de las redes sociales, ha pedido "justicia para Jimmy": "El tiempo pasa, pero hay cosas que de ninguna forma se pueden dejar pasar". EFE