Diario Vasco

Vitoria, 30 nov (EFE).- Las Juntas Generales de Álava han exigido hoy la dimisión "inmediata" del presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Fernando Martí, por su "parcialidad" sobre la "posibilidad de reapertura" de la central burgalesa de Santa María de Garoña.

En el pleno celebrado hoy en la cámara vitoriana, PNV, EH Bildu, Podemos, PSE-EE y el grupo mixto han firmado un texto negociado a una moción original de la coalición soberanista que solo ha contado con el voto en contra de los parlamentarios del PP.

De esta forma, las Juntas Generales de Álava han exigido la dimisión de Martí "por la opacidad en el ejercicio de su cargo" y su "parcialidad más que evidente en relación con la posibilidad de reapertura" de Garoña, una planta situada en Burgos pero a unos 40 kilómetros de Vitoria.

Además, el Parlamento provincial ha exigido que las actuaciones del CSN "conlleven un celo, garantía y compromiso absoluto con la seguridad de la población" y ha reclamado que en ningún caso se amplíe la vida útil de una central "que ha sido amortizada" y que tiene una "tecnología obsoleta en este tipo de instalaciones".

Las Juntas alavesas se han reafirmado asimismo en lo aprobado en noviembre de 2015 cuando todos los grupos menos el PP reclamaron al Gobierno central el cierre "definitivo, incondicional e inmediato" de esta central, entre otras exigencias.

Las Juntas Generales de Álava darán traslado del acuerdo adoptado hoy al Consejo de Seguridad Nuclear y al ministro de Energía, Álvaro Nadal, entre otras instituciones.