Diario Vasco

Johannesburgo, 30 nov (EFE).- La organización proderechos humanos Human Rights Watch (HRW) pidió hoy al presidente de Angola, José Eduardo dos Santos, que revise las nuevas leyes de prensa aprobada por el Parlamento, al considerar que restringe la libertad de expresión.

"La nueva ley de medios de Angola es una nueva amenaza contra la libertad de expresión y el acceso a la información en el país", señaló Daniel Bekele, director de HRW para África, en un comunicado.

Las leyes -que aumentan las prerrogativas de las autoridades sobre los medios- fueron aprobadas el 18 de noviembre por el Parlamento, y entrarán en vigor una vez sean firmadas por el presidente Dos Santos.

HRW denunció que la adopción de los textos por parte del Legislativo se produjo sin el menor debate público sobre su contenido, que introduce nuevas regulaciones para los periodistas de medios audiovisuales y escritos.

"El presidente Dos Santos debe demostrar su compromiso con los derechos humanos y no convertir en leyes estas restricciones a los medios", afirmó Bekele.

Las cinco leyes en cuestión aumentan las tasas requeridas para fundar nuevos medios (hasta 211.000 dólares para una agencia de noticias y 452.000 dólares para una emisora de radio) y penalizan la publicación de contenido que sea "ofensivo para las personas".

Según la legislación penal en vigor, los delitos de difamación son castigados con penas de hasta seis meses de cárcel, además de con fuertes multas.

Las leyes prevén también la creación de un cuerpo regulador de los medios, que dará al Gobierno potestad para influir en los medios privados.

Para HRW, las nuevas leyes abren la puerta a persecuciones "arbitrarias" de periodistas que informen sobre casos de corrupción o abusos de poder de las autoridades.

"No fuimos informados sobre las fechas de debate o de aprobación de la ley, ni siquiera durante el debate sobre los detalles finales", declaró Teixeira Candido, presidente del Sindicato Angoleño de Periodistas.

El Gobierno de Dos Santos encarceló en los últimos meses a varios activistas que defienden el respeto de los derechos humanos en un país que ocupa el lugar 123 de 180 en la lista de libertad de prensa en el mundo que elabora Periodistas Sin Fronteras.

Dos Santos detenta el poder en Angola desde 1979 y es duramente criticado por su constante represión a los disidentes.