Diario Vasco

(Corrige titular. Bien: Aduriz)

Bilbao, 29 nov (EFE).- Ernesto Valverde echa mano del joven ariete del filial Asier Villalibre, que acaba de cumplir 19 años, para paliar las bajas de Aritz Aduriz y Raúl García este domingo en el partido liguero ante el Eibar en San Mamés como consecuencia de las tarjetas que vieron el lunes en el Estadio Gran Canaria en la derrota del Athletic Club ante la UD Las Palmas (3-1).

Villalibre (Gernika/Bizkaia, 30-09-1997) es el máximo goleador del Bilbao Athletic en lo que va de temporada, con 7 goles en 16 partidos en el Grupo II de Segunda B y ya debutó con el primer equipo el 6 de octubre último en el amistoso ante el Sestao River en Las Llanas, en el que salió al campo en el minuto 78.

La pasada temporada, el joven citado hoy por Valverde ya jugó 32 partidos en Segunda División con el filial rojiblanco. En ellos marcó 3 goles, dos antes de cumplir los 18 años.

Villalibre en una de las grandes promesas de la cantera de Lezama y su principal cualidad, además de su capacidad goleadora, es el juego al espacio.

En el choque ante la UD Las Palmas, Aduriz fue expulsado por doble amonestación en la misma jugada en el minuto 73 y Raúl vio en el 86 su quinta amarilla de la temporada liguera.

Esas dos bajas para el domingo se unen a los problemas físicos en la espalda que sufre Sabin Merino, que le impidieron viajar a Canarias y le mantienen en duda para los próximos partidos.

Villalibre, que entrena este martes con el primer equipo rojiblanco, según anunció el propio Athletic, incluso podría jugar ya este jueves en Santander ante el Racing en la ida de dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

Para ese partido también es posible que Valverde se plantee dar descanso a Aduriz y/o Raúl, ya que los dos acumulan tres partidos en ocho días -ante Villarreal, Sassuolo y Las Palmas- y apenas gozarán de tres días de descanso antes de visitar El Sardinero.

De hecho, las tarjetas que recibieron en Las Palmas Aduriz y Raúl García han complicado sobremanera los planes de Valverde para los próximos partidos.

Con toda probabilidad, el técnico contaba con que sus dos máximos goleadores -17 dianas entre los dos en lo que va de curso, 10 en Liga y 7 en Liga Europa- descansasen en Santander y una semana después en Viena frente al Rapid, partido al que el Athletic llegará ya clasificado para los dieciseisavos de final de la Liga Europa.

No obstante, ante la posible baja de Sabin Merino, la acumulación de partidos, la escasez de delanteros tras la marcha a principios de temporada de Ibai Gómez y Borja Viguera, y las esperanzas puestas en él, la llamada a Villalibre para que pudiese jugar tanto en Santander como en Viena era algo que ya se esperaba.

Lo que no entraba en las previsiones era que la joven promesa tuviese que jugar contra el Eibar, un choque de mucha importancia para su equipo en la pelea por entrar en puestos europeos en la que se encuentra y de los que perdió pie con su derrota en Gran Canaria.

Para ese encuentro, aparte de Villalibre, y con el partido de Santander todavía por jugarse, Valverde solo cuenta con un jugador por puesto para las cuatro plazas de ataque: Iñaki Williams, que apunta a delantero centro; Iker Muniain, Markel Susaeta; ambos candidatos a ocupar las bandas; y Javi Eraso, que se perfila como el relevo de Raúl García.