Diario Vasco

Dublín, 29 nov (EFE).- La ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, anunció hoy que presentará en las próximas semanas una hoja de ruta sobre las "opciones" que tiene Escocia para hacer frente a la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Entre otras, destacó, continúa "firmemente sobre la mesa" la celebración de un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia.

Sturgeon efectuó esas declaraciones durante una intervención ante la Cámara Alta del Parlamento de Dublín, la primera de un jefe de Gobierno regional extranjero en el Senado irlandés.

La dirigente nacionalista explicó que su Ejecutivo presentará una "detallada" hoja de ruta sobre el "brexit" antes de que finalice este año.

Su objetivo, resaltó, es identificar las "opciones que tiene Escocia" si se mantiene ligada al Reino Unido, después de que Londres abandone definitivamente el bloque comunitario.

"Por supuesto, también contemplamos la posibilidad de que Escocia se vuelva a plantear la cuestión de convertirse en un país independiente", advirtió la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), quien, no obstante, no habló de fechas para una nueva consulta.

Con su intervención en el Senado, Sturgeon finalizó una vista de dos días a Dublín, en la que se reunió con la patronal irlandesa (Ibec) y el ministro de Asuntos Exteriores, Charlie Flanagan, para reforzar los lazos políticos y económicos entre ambos países ante el "brexit".

"Si el camino que tomará el Reino Unido resulta muy perjudicial para los intereses de Escocia, para nuestros intereses económicos, sociales y culturales, entonces los escoceses deben tener derecho a elegir un futuro diferente", recalcó la ministra principal.

Sturgeon también recordó a la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, que no tiene un "mandato" para sacar a "cualquier" jurisdicción del Reino Unido fuera del mercado único comunitario.

Esta será una de las cuestiones clave que debatirán Londres y Bruselas cuando May active, en principio la próxima primavera, el artículo 50 del Tratado de Lisboa, lo que iniciará un proceso de negociación de dos años sobre los términos de este divorcio.

Sturgeon declaró hoy que los fuertes lazos históricos que mantienen Escocia e Irlanda deben reforzarse para lograr "un beneficio mutuo en los próximos años".

En este sentido, volvió a plantear durante su encuentro con los empresarios en Dublín la posibilidad de crear un "pasillo céltico" que afiance las relaciones económicas entre la República de Irlanda, Escocia y la provincia británica de Irlanda del Norte.

El electorado de Irlanda del Norte y de Escocia rechazó el "brexit" con un 55,8 % y un 62 % de votos, respectivamente, en el referéndum de junio, frente al 53,4 % y el 52,5 % de apoyo logrado en Inglaterra y Gales, mientras que en todo el Reino Unido el 51,9 % respaldó la salida del país del bloque comunitario.

En septiembre de 2014, los escoceses rechazaron con un 55 % de los votos la opción de la independencia, al término de una campaña en la que se insistió en que su marcha del Reino Unido supondría a su vez su abandono de la UE.