Diario Vasco

Río de Janeiro, 29 nov (EFE).- Con el transcurso de las horas se van conociendo más detalles de la tragedia que desgarró el corazón de millones de brasileños que hoy se despertaron con la noticia de que el avión en que viajaba el equipo de fútbol Chapecoense se accidentó anoche en las proximidades de Medellín.

El accidente, que se cobró la vida de 75 de los 81 ocupantes del avión, ha dejado un rosario de informaciones sobre los jugadores de un equipo que hace apenas siete años jugaba en la cuarta división y que este miércoles debía enfrentarse con el Atlético Nacional colombiano en el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana.

Las buenas noticias que llegaban desde Colombia por la supervivencia de los jugadores del 'Chape' Alan Ruschel, Jackson Follmann y Neto se vieron empañadas por el drama de otras historias que envuelven a algunas de las víctimas e incluso a los tres únicos supervivientes del equipo brasileño.

El club anunció que a Follmann, de 24 años y portero suplente del equipo, se le ha tenido que amputar una pierna, mientras que diversos medios locales informaron que Ruschel podría tener dañada la columna vertebral y quedar parapléjico. Neto tiene un traumatismo craneal y tuvo que ser sometido a una delicada cirugía.

Peor suerte corrió el portero titular del equipo, Danilo, quien tras ser rescatado con vida, murió al llegar al hospital, según informaron las autoridades.

El pasado miércoles el veterano guardameta de 31 años se convirtió en el auténtico héroe del pequeño municipio de Chapecó gracias a un pie milagroso en la semifinal ante San Lorenzo que permitió a su equipo clasificarse para la primera final de un torneo internacional.

Desde ese día, su imagen, arrodillado en el césped y dando gracias a Dios por su parada, se había convertido en todo un símbolo para los aficionados del 'Chape'.

Otra de las historias que ha conmovido a los brasileños en las últimas horas era la de la próxima paternidad del delantero Tiaguinho, uno de los 19 jugadores fallecidos en el accidente.

Un vídeo ampliamente difundido este martes en las redes sociales muestra el momento en que el jugador recibió la gran noticia hace apenas unos días, según el Diario Catariense.

La alegría del jugador que daba saltos de alegría al enterarse de que sería padre contrastaba con la tristeza que produce el saber que ese bebé no llegará a conocer a su progenitor.

Tampoco el centrocampista Matheus Biteco podrá ver crecer a su hijo, nacido hace sólo cuatro meses, según comentó hoy su hermano, el también futbolista Guilherme.

"Era muy feliz en el Chapecoense porque estaba teniendo continuidad y también porque su hijo nació hace cuatro meses", se lamentó Guilherme.