Diario Vasco

Londres, 29 nov (EFE).- El manuscrito de la Sinfonía número 2 del compositor Gustav Mahler, conocida como "Resurrección" y considerada como una de las mayores obras sinfónicas, alcanzó hoy un récord para un pergamino musical al superar los 5 millones de euros en una subasta de la casa Sotheby's en Londres.

El lote, vendido en una puja dedicada a documentos y libros de música, superó el precio estimado de entre 3,5 y 4,5 millones de libras (de 4 a 5,2 millones de euros) al venderse por 4.546.250 libras (5,3 millones de euros).

El manuscrito, compuesto por 232 folios y escrito a mano por Mahler (1860-1911), es la obra musical más destacada que ha salido al mercado a un precio tan alto, según la casa de pujas

Los únicos documentos de grandes sonatas vendidos hasta ahora en subasta han sido el de nueve sinfonías de Mozart, que alcanzó un precio de 2,5 millones de libras en 1987, y uno de la segunda sinfonía de Robert Schumann, que se vendió por 1,5 millones de libras en 1994.

La pieza de Mahler fue ofrecida para su venta por los herederos del empresario y economista estadounidense Gilbert Kaplan (1941-2016), quien dedicó su vida a hacer realidad su sueño de conducir la obra ante las orquestas más importantes del mundo.

La Sinfonía número 2 en do menor es una melodía coral, conocida por la musicalización de la oda del mismo nombre de Klopstock, compuesta entre 1888 y 1894 y con un final coral.

Además de dos cantantes y el coro, la partitura requiere de la intervención del órgano en el quinto y último movimiento, y de una orquesta gigantesca con 10 trompas, amplia percusión que incluye dos gongs, uno agudo y otro grave, y dos arpas.

"Ninguna sinfonía completa de Mahler, escrita a mano por el compositor, ha sido ofrecida para subasta, y es probable que ninguna sea ofrecida otra vez. Esta es una oportunidad en la vida de adquirir un manuscrito de excepcional importancia histórica", dijo el especialista en libros y manuscritos de Sotheby's Simon Maguire.

La sinfonía "Resurrección", estrenada en Berlín en 1895, tiene una extensión de 90 minutos y aborda temas universales de la vida y la muerte, tan característicos de la pieza.

Este manuscrito, según Sotheby's, está totalmente inalterado y con anotaciones en lápiz de color, y retiene la forma en que Mahler lo dejó, lo que permite revelar su proceso de composición.

Originalmente, el manuscrito fue cedido por la viuda de Mahler, Alma, a un amigo del compositor, el conductor de orquesta Willem Mengelberg en 1920, y adquirido después por Gilbert Kaplan en 1984.

El empresario y economista quedó impactado por la pieza después de escucharla en el Carnegie Hall de Nueva York en 1965, al afirmar que salió de la sala como "una persona distinta".

En su día, Kaplan llegó a comentar que sintió que la Sinfonía de Mahler le había abrazado.

Con la ayuda de destacados conductores de todo el mundo, Kaplan trabajó sin descanso para aprender, desde cero, cómo conducir piezas musicales, por lo que dedicó tres décadas a representar la obra numerosas veces en todo el mundo, según Sotheby's.

La casa de subastas puntualizó que la compra del manuscrito fue la culminación de la obsesión de Kaplan con la sinfonía.

A principios del siglo XX, Mahler fue uno de los más importantes directores de orquesta y de ópera.

Tras licenciarse en el Conservatorio de Viena en 1878, fue sucesivamente director de varias orquestas en diversos teatros de ópera europeos, llegando en 1897 a la que entonces se consideraba la más notable: la dirección de la Ópera de la Corte de Viena.