Diario Vasco

Naciones Unidas, 29 nov (EFE).- El enviado de la ONU para Yemen, Ismail Uld Sheij Ahmed, rechazó hoy el nuevo Gobierno de "salvación nacional" anunciado por los rebeldes hutíes y su principal aliado, el partido del expresidente Alí Abdalá Saleh, y aseguró que sólo supone un "obstáculo" hacia la paz.

Ese Ejecutivo, dado a conocer ayer, fue rechazado también por el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, que cuenta con el respaldo de la coalición árabe capitaneada por la vecina Arabia Saudí.

Para Naciones Unidas, el anuncio de los rebeldes "representa un nuevo y preocupante obstáculo al proceso de paz y no sirve a los intereses del pueblo yemení en estos momentos difíciles".

En un comunicado, el mediador de la organización se mostró crítico con este tipo de "acciones unilaterales" y defendió que cualquier nuevo arreglo político debe salir de las negociaciones impulsadas por la ONU.

Sheij Ahmed pidió a los hutíes y al partido de Saleh, la Conferencia Popular, que recapaciten y demuestren su compromiso con el proceso de paz a través de "acciones concretas".

El diplomático defendió que la hoja de ruta que presentó recientemente a las partes ofrece "una oportunidad" para poner fin al conflicto.

Por ello, urgió a todos a volver al cese de hostilidades y a trabajar para lograr un acuerdo diplomático.

Los contactos entre las diferentes facciones yemeníes para comenzar unas conversaciones de paz se encuentran en suspenso tras el fracaso de la última ronda de negociaciones celebrada en Kuwait entre abril y agosto.

El Consejo Político yemení controlado por los rebeldes anunció ayer la formación del nuevo Ejecutivo, que será encabezado por el aliado del expresidente Abdelaziz bin Habtur y que estará formado por 30 carteras divididas entre Saleh y los rebeldes.

Para el Gobierno de Hadi, el movimiento muestra "la falta de respeto de las bandas hutíes y de Saleh a la paz y a las decisiones de Naciones Unidas", según señaló su ministro de Exteriores, Abdelmalek al Mejlafi.

Por su parte, el Consejo de Cooperación del Golfo, que ha participado en el proceso de paz yemení anteriormente, rechazó también el nuevo Ejecutivo.