Diario Vasco

Saná, 29 nov (EFE).- El presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, aseguró hoy que los rebeldes hutíes, que le disputan el poder, han acabado con las esperanzas de lograr una salida negociada al conflicto, al haber formado un gabinete de "salvación nacional".

En un discurso en ocasión del aniversario de la independencia del sur del país de la dominación británica en 1967, Hadi aseguró que sus oponentes han "acabado con lo que quedaba de esperanza" para conseguir un acuerdo de paz entre las dos partes.

En la ciudad costera de Aden, capital provisional del Yemen, el mandatario agregó que "el anuncio de los golpistas de un Gobierno muerto indica de forma clara su postura y sus malas intenciones respecto a las negociaciones, y su falta de seriedad respecto a las mismas".

Dirigiéndose a los rebeldes, Hadi les dijo que "los que tienen falsas ilusiones, tienen que conocer la grandeza del pueblo, y el Yemen es más grande que una familia o un grupo o una tribu", en referencia al movimiento de los hutíes.

"En los pasados meses no habéis cosechado sino derrotas y pérdidas", remachó el presidente, que se encuentra actualmente en Adén con una breve visita, pero reside en Arabia Saudí, donde tuvo que exiliarse cuando los rebeldes lo expulsaron del país en marzo de 2015.

"A cualquiera que se interponga en el camino del pueblo, el pueblo lo eliminará", concluyó Hadi, cuyo Gobierno no tiene poder sobre el terreno y sus fuerzas armadas luchan contra los rebeldes en varias zonas del país.

El Consejo Político yemení anunció ayer la formación del nuevo Ejecutivo, que será encabezado por el aliado del expresidente Ali Abdalá Saleh, Abdelaziz bin Habtur, y que estará formado por treinta carteras divididas entre los rebeldes y los leales a Saleh, aliados de los hutíes frente a Hadi.