Diario Vasco

Madrid, 29 nov (EFE).- Dos policías han declarado hoy en el juicio que varias huellas halladas en el cubrecolchón del piso donde el presunto pederasta de Ciudad Lineal (Madrid) pudo agredir a dos niñas correspondían tanto a él como a su segunda víctima, una menor de 9 años raptada el 10 de abril de 2014.

Los policías han revelado esa información ante el tribunal de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid, encargada de juzgar a Antonio Ángel Ortiz, de 44 años, para quien la Fiscalía pide 77 años de prisión por secuestrar y agredir sexualmente a cuatro niñas.

En concreto, han dicho que encontraron un total de cinco huellas de Ortiz en la funda del colchón del piso de la calle Santa Virgilia, en el distrito madrileño de Hortaleza, donde presuntamente Ortiz agredió a dos niñas.

Junto con esas huellas, estaban otras cuatro que correspondían, según los agentes, a la segunda niña agredida presuntamente por el acusado.

También coinciden, según han revelado otros dos peritos, las tres huellas encontradas en el piso "con el tamaño y el dibujo" de unas zapatillas de la citada menor que fueron facilitadas a los investigadores para su cotejo.

Si bien, han aclarado: "Nosotros decimos que coinciden marca, dibujo y tamaño pero no afirmamos categóricamente que sea esa huella".

Respecto a la huella encontrada en el envoltorio de una piruleta que, según el sumario, encontró la Policía en el citado domicilio, los agentes han dicho que no tenía valor identificativo.

No obstante, también reza el sumario que la citada menor manifestó ante la Policía que su presunto agresor le había dado una piruleta.

Esta niña, conocida como TP3 fue la que ofreció más detalles sobre el citado piso de la calle Santa Virgilia, en concreto, el croquis que realizó sobre el domicilio fue clave para los investigadores.