Diario Vasco

Tokio, 29 nov (EFE).- El Comité Olímpico Internacional pidió este martes a la organización de Tokio 2020 que reduzca los costes para los próximos Juegos por debajo del tope presupuestario que se había fijado, de 2 billones de yenes (16.769 millones de euros).

El vicepresidente del COI John Coates, que dirige la Comisión de Coordinación pata los Juegos, trasladó esta petición al comité organizador de 2020 y a los gobiernos de Japón y del Área Metropolitana de Tokio, en una reunión celebrada entre las cuatro partes en la capital nipona.

"El Comité Olímpico Internacional no ha dado su visto bueno a esa cantidad (2 billones de yenes). Creemos que los costes operacionales de los Juegos pueden reducirse de forma significativa por debajo de esa cifra", señaló Coates durante su intervención en el acto.

Coates destacó que la organización "va por el buen camino" para recortar los costes y añadió que Tokio "ya cuenta con muchas sedes deportivas existentes" y que, por tanto, "se podrán encontrar vías para hacer más rebajas significativas".

En el encuentro, las cuatro partes también acordaron reducir el aforo del nuevo Centro Acuático Olímpico del distrito de Koto desde los 20.000 hasta los 15.000 espectadores con vistas a recortar los costes de construcción.

En la misma línea, se decidió rebajar el coste de la nueva sede para remo y piragüismo proyectada en la Bahía de Tokio, cuyo presupuesto inicial ascendía a 50.000 millones de yenes (unos 435 millones de euros), y se descartó la opción de trasladar estas competiciones a instalaciones ya existentes en Miyagi (noreste de Japón).

Por otra parte, el COI y los responsables nipones continuarán estudiando las opciones de reducir el nuevo estadio de voleibol Ariake Arena de Tokio o desechar este proyecto y reutilizar el estadio de Yokohama (sur de la capital).

"Hasta ahora hemos logrado ahorrar 1.800 millones de dólares (1.699 millones de euros) en el coste de nuevas instalaciones y este mes hemos identificado otros 400 millones de dólares (377 millones de euros) que se podrían recortar", señaló Coates.

Está previsto que el COI, la organización de Tokio 2020 y los Gobiernos central y de la capital acuerden un borrador de presupuesto definitivo hacia finales de año.

La nueva gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, impulsó una revisión de los planes de construcción de nuevas sedes olímpicas después de que un panel de expertos independiente concluyera que el presupuesto final se podría disparar hasta unos 3 billones de yenes (25.456 millones de euros).

Hasta ahora los organizadores han decidido modificar más de un tercio de las sedes de las competiciones deportivas respecto al programa original, con el objetivo de ahorrar dinero.

Muchos de estos cambios suponen el traslado de pruebas que se iban a celebrar en nuevas sedes en la bahía de la capital hasta instalaciones ya existentes ubicadas en las afueras de Tokio.