Diario Vasco

París, 29 nov (EFECOM).- El petróleo volvió a pasar factura en la Bolsa de París, hoy en vísperas de la reunión de la Opep en Viena, de momento con perspectivas contradictorias, pero no logró derribar el Cac-40, que tras su baja del lunes logró auparse un 0,91 %, a 4.551,46 puntos.

La buena nota vino de dos de las más importantes capitalizaciones bursátiles locales, el gigante farmacéutico Sanofi, que ganó un 1,57 %, y el químico Air Liquide (1,08 %), que permitieron contrarrestar los malos efectos petroleros.

El alza más importante, sin embargo, fue para el líder mundial del lujo, LVMH, con un 2,80 %, seguido de su primer rival, Kering (2,48 %), y del banco Société Générale (2,11 %), reflejo de que las cosas iban hoy mejor para el sector bancario, aunque la inquietud ante el referendo italiano no ha desaparecido.