Diario Vasco

Jerusalén, 29 nov (EFE).- El movimiento pacifista israelí "Peace Now" (Paz Ahora) advirtió hoy de que la nueva ley de asentamientos en el territorio ocupado de Cisjordania, que el Parlamento israelí votará mañana, supone la regularización de 55 colonias.

En un informe que aborda las consecuencias de la ley, aprobada en lectura preliminar y que vuelve al parlamento a pesar de las advertencias de "inconstitucionalidad" del asesor jurídico del Gobierno israelí, "Peace Now" expuso que, de aprobarse definitivamente, regularizará retroactivamente 55 colonias hasta ahora consideradas "ilegales" por la legislación israelí.

Se trata de un proyecto impulsado por el partido Hogar Judío, que quiere con ello impedir la aplicación de una sentencia judicial para evacuar antes del 25 de diciembre la colonia de Amoná, por estar construida en tierras privadas palestinas.

Consideradas todas ellas ilegales por el derecho internacional, la ley israelí diferencia entre los asentamientos autorizados por el Gobierno en tierras consideradas "públicas" y aquellas levantadas unilateralmente por los colonos, muchas en tierras de propiedad privada y que los israelíes conocen como "enclaves".

La Justicia israelí prohíbe únicamente estas últimas.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, ha advertido de que la ley en proyecto "puede llevarnos (a Israel) al tribunal de La Haya", informó hoy el diario Yediot Aharonot, mientras los líderes nacionalistas han asegurado que encontrarán a los colonos de Amoná una solución "digna".

De acuerdo con el informe de la ONG Peace Now, de ser aprobada la ley significará la completa regularización de casi 4,000 viviendas.

"Peace Now considera la ley un robo mayor de tierras, que significará la expropiación no sólo de 8.000 dúnames (800 hectáreas) de tierra privada palestina sino que también podría robar a israelíes y palestinos la posibilidad de alcanzar la solución de dos Estados", alertó en un comunicado.

También avisó de que el proyecto de ley abriría la puerta a que, en el futuro, otras 317 hectáreas de tierra privada palestina ocupada por colonos, en este caso mediante órdenes militares, puedan llegar a ser regularizadas por el Gobierno israelí.