Diario Vasco

Lisboa, 29 nov (EFE).- El Parlamento de Portugal aprobó hoy con el apoyo de toda la izquierda la versión final de los Presupuestos del Estado para 2017, que ya recibieron este mes el visto bueno de Bruselas y que concluyen así su tramitación en la Asamblea.

El texto fue aprobado con los votos a favor del gobernante Partido Socialista (PS), así como sus socios parlamentarios, el marxista Bloque de Izquierda (BE), el Partido Comunista Portugués (PCP) y Los Verdes (PEV).

El único diputado del Partido de las Personas, los Animales y la Naturaleza (PAN), que en la primera votación se había abstenido, cambió su parecer y votó a favor.

Por el contrario, votaron negativamente los conservadores del PSD, liderado por el exprimer ministro Pedro Passos Coelho, y los democristianos del CDS-PP.

Esta aprobación pone fin a la tramitación parlamentaria de los Presupuestos, que ya obtuvieron luz verde en la votación en su generalidad que se realizó en la Asamblea de la República a primeros de este mes.

El texto, que además ha recibido el aval de Bruselas, recoge una previsión de crecimiento de la economía lusa en 2017 del 1,5 %, así como una reducción del déficit público hasta situarse en el 1,6 % del PIB.

Una de las medidas más destacadas de los Presupuestos, que apuestan por la recuperación de rentas y la rebaja de la carga fiscal, es el nuevo impuesto sobre el patrimonio inmobiliario, cuya recaudación se destinará a reforzar la Seguridad Social.

También incluye un aumento de 10 euros a partir de agosto para las que no superen los 628 euros, otro de 6 euros para las pensiones mínimas sociales y rurales y una actualización de todas las pensiones en línea con la inflación.

Entre otras medidas fiscales figuran un aumento del 3 % del tributo que se aplica a la cerveza, las bebidas espirituosas y los vinos licorosos; una subida del precio del tabaco de 5 céntimos por paquete; un alza del Impuesto sobre Vehículos en todos los escalones y una nueva tasa sobre las municiones de armas.

Estos son los segundos Presupuestos del Ejecutivo del socialista António Costa, formado hace un año, y para su entrada en vigor sólo resta que el presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, los promulgue.