Diario Vasco

Naciones Unidas, 29 nov (EFE).- Francia y el Reino Unido anunciaron hoy que van a presentar al Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución para sancionar a los responsables del uso de armas químicas en Siria.

"Vamos a proponer con el Reino Unido una resolución sobre sanciones a aquellos que usaron armas químicas en Siria", dijo a la prensa el embajador francés ante Naciones Unidas, François Delattre.

Según Delattre, el texto está prácticamente finalizado y se hará circular muy pronto al resto de miembros del Consejo de Seguridad, que hoy se reunieron a puerta cerrada para discutir este expediente.

El proyecto de resolución llega después de que una investigación de la ONU y de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) determinase que el Gobierno sirio estuvo detrás de varios ataques con armas químicas registrados en el país en 2014 y 2015.

El análisis de los expertos concluyó que el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que ya es objeto de sanciones por parte de Naciones Unidas, también utilizó este tipo de armamento.

A priori, la iniciativa franco-británica se encontrará con la oposición de Rusia, que se niega a imponer sanciones al régimen sirio al considerar que las conclusiones de la investigación internacional no son lo suficientemente claras.

"Creemos que no hay pruebas para ninguna gran acción punitiva", dijo el mes pasado el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, tras recibir el informe de los expertos.

Mientras, tanto París como Londres -apoyados por EEUU y otros países- consideran que las pruebas son concluyentes y que es necesario castigar los hechos.

El embajador británico, Matthew Rycroft, defendió hoy que la investigación de la ONU y la OPAQ fue "muy clara" al señalar que el Gobierno sirio utilizó armas químicas.

Rycroft subrayó que es fundamental que "los miembros del régimen que estuvieron involucrados" se enfrenten a "consecuencias".

Para Francia, el máximo órgano de decisión de la ONU "tiene que asumir su responsabilidad" en este asunto, que afecta tanto a Siria como a toda la arquitectura de no proliferación de la organización.

Este mes, los quince miembros del Consejo de Seguridad se unieron para prorrogar por unanimidad el mandato de la investigación internacional sobre el uso de armas químicas en Siria, después de que se modificase ligeramente su mandato a exigencia de Rusia.

Un acuerdo entre Moscú y Washington llevó en 2013 a Siria a aceptar la destrucción de su arsenal químico tras varios supuestos ataques y posteriormente el Consejo de Seguridad aprobó resoluciones para investigar nuevas denuncias.