Diario Vasco

Madrid, 29 nov (EFE).- Los personas afectadas por párkinson podrán disponer a partir de 2017 de un tratamiento de estimulación cognitiva pionero en España, que une las técnicas de la neuropsicología, la terapia ocupacional y la musicoterapia.

La Asociación Parkinson Madrid ha creado este proyecto tras un año de investigación con pacientes -60 han participado- y lo ofrecerá a partir de enero del próximo año, como una de las rehabilitaciones más innovadoras.

La asociación, junto a la Fundación Montemadrid y Bankia, han presentado hoy los resultados de este proyecto denominado "Cognipark", que tiene como objetivo que las personas afectadas mantengan el mayor tiempo posible sus capacidades y autonomía, y se evite así la situación de dependencia.

El proyecto será patentado y registrado con el objetivo de compartirlo de forma libre y gratuita, y no es necesario sufrir un deterioro cognitivo grave para beneficiarse del programa.

Podría ser un perfecto candidato el paciente con párkinson que a menudo se encuentra en una habitación y no sabe a qué ha ido, si se lo olvidan los recados fácilmente, si con frecuencia comienza muchas actividades y no acaba ninguna o suele perder el hilo de una conversación a menudo.

Y para ello el primer paso es llamar al teléfono 914340406 o mandar un email a parkinson@parkinsonmadrid.org para una primera evaluación neuropsicológica.

Tras un estudio del caso, el profesional propondrá a cada paciente un grupo de entrenamiento cognitivo de dos sesiones semanales de 40 minutos cada una.

Los trastornos cognitivos de las personas con párkinson surgen debido a la disminución de la dopamina que produce un enlentecimiento general del procesamiento de la información.

Las alteraciones ocurren en áreas subcorticales y afectan sobre todo a la atención, las funciones ejecutivas, la memoria prospectiva y de evolución y las funciones visoespaciales (capacidad para representar, analizar y manipular un objeto mentalmente).

La investigación, según la asociación, surgió ante la falta de programas específicos para el deterioro cognitivo en el párkinson.

Y es que, tras una media de ocho años de evolución de la enfermedad, y siempre dependiendo de la edad, entre un 60 y un 80 por ciento de los pacientes desarrollan demencia.

A pesar de esta problemática, los pacientes son plenamente conscientes de su estado, lo que conlleva un gran sufrimiento en la vida del afectado y de su entorno.