Diario Vasco

Islamabad, 29 nov (EFE).- El general Qamar Javed Bajwa asumió hoy la jefatura del poderoso Ejército paquistaní en sustitución de Raheel Sharif, el primer jefe que en 20 años deja el cargo en al plazo establecido, en un refuerzo para la débil democracia del país seguido de cerca por Afganistán y la India.

Bajwa recibió el bastón de mando de su predecesor en una ceremonia televisada en el Estadio de Hockey del Ejército en Rawalpindi, ciudad vecina a la capital que alberga el cuartel general de las Fuerzas Armadas.

Con la presencia de autoridades civiles como el ministro de Defensa, Khawaja Asif, además de parlamentarios y diplomáticos extranjeros, y con el sonido de bandas militares de fondo, Bajwa se convirtió en el decimosexto jefe del sexto Ejército del mundo en número de efectivos.

"No defraudaré a la nación", afirmó Bajwa en sus primeras palabras como máximo responsable militar, de acuerdo con la estatal Radio Pakistán.

En su discurso de despedida, Sharif remarcó que los desafíos del país no han llegado a su fin a pesar de los logros del último año contra el terrorismo y tuvo palabras para la rival India, en un momento de grandes tensiones entre ambos países.

"La India debe saber que confundir nuestra paciencia con debilidad será peligroso", indicó Sharif, después de registrarse tiroteos que han causado más de 50 muertos en la frontera de facto que les separa en la disputada región de Cachemira.

El militar explicó además que durante su mandato ha hecho esfuerzos para llevar la paz a Afganistán, país que vive uno de sus periodos más violentos tras la invasión estadounidense de 2001 y que ha señalado reiteradamente a Islamabad por su presunto apoyo a los talibanes.

El Ejército ha gobernado Pakistán durante la mitad de su Historia desde su creación en 1947 y, cuando no ha ostentado el poder directamente, ha ejercido una gran influencia en materia de política exterior y seguridad.

Sharif es el primer jefe del Ejército en 20 años que pone fin a su mandato al cumplirse el mandato de tres años establecido por ley, lo que muchos interpretan como un refuerzo para las débiles instituciones democráticas paquistaníes.

A ello se suma la primera transición democrática entre dos gobiernos elegidos en las urnas en 2013, tras los cuatro golpes de Estado militares desde 1947.

Bajwa fue nombrado por el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, el pasado sábado, al mismo tiempo que escogió al general Zubair Mahmood Hayat como jefe del Estado Mayor del Ejército, un cargo de carácter ceremonial en la estructura militar paquistaní.

Se trata del sexto jefe del Ejército que nombra Sharif, actualmente en su tercer mandato como jefe de Gobierno y quien fue obligado a dimitir como primer ministro por los militares en 1993 y sufrió un golpe de Estado en 1999 por parte del general Pervez Musharraf.

El nuevo jefe militar era responsable hasta ahora de las tareas de entrenamiento en el Cuartel General del Ejército, al igual que Sharif cuando fue nombrado máximo responsable de la institución.

Antes, dirigió el Cuerpo 10, al cargo de la defensa de la frontera de facto entre la India y Pakistán, estuvo al frente del Comando de las Zonas del Norte y fue desplegado en el Congo como parte de fuerzas de paz de la ONU.

El general Raheel fue nombrado por Sharif en 2013 en un momento de horas bajas para la institución militar, tras la dictadura de Musharraf y el mandato del general Ashfaq Kayani, que vivió la humillación de ver cómo tropas estadounidenses se infiltraron en Pakistán para matar a Osama bin Laden.

Sin embargo, Raheel está considerado por los medios de su país como un "héroe" y disfruta de altos niveles de popularidad tras encabezar operaciones contra los grupos extremistas en las zonas tribales y en Karachi, la capital económica, que han reducido drásticamente la violencia.

La operación militar puesta en marcha en junio de 2014, y que continúa en la actualidad, ha debilitado al principal grupo talibán del país, el Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), y disminuido el número de civiles muertos en ataques insurgentes de forma considerable.