Diario Vasco

Huelva, 29 nov (EFE).- Gas Natural Fenosa ha condenado lo que considera un "asalto" hoy por parte de activistas de Greenpeace de sus instalaciones en Almonte (Huelva) para protestar por el proyecto de almacenamiento y extracción de gas en el entorno de Doñana.

En un comunicado, la compañía ha indicado que viene trabajando en el área de Doñana desde hace cerca de 30 años "con el máximo cuidado del entorno en el que se realiza su actividad" y sin que en este tiempo se haya descrito "una sola afección al medio ambiente derivada de su actividad".

Con respecto al proyecto Marismas Occidental, que ejecuta en la actualidad, ha remarcado que no está en el Parque Nacional de Doñana y "no incorpora ninguna actividad nueva en el entorno".

"Este proyecto no crea ningún almacenamiento de gas en la zona, sino que utiliza los que ya existen en el subsuelo y que llevan conteniendo el hidrocarburo desde hace seis millones de años", ha precisado la empresa, que ha asegurado que "en el mundo existen cerca de 400 almacenes similares a los de Marismas; muchos de ellos situados en parques nacionales y naturales".

Asimismo, ha indicado que el proyecto Marismas Occidental, funciona como almacenamiento desde el año 2012, sin que se haya constatado afección alguna al entorno.

Los proyectos de Marismas -un total de cuatro- han seguido "una rigurosa y completa" tramitación durante siete años para conseguir la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que ha tenido en cuenta todos los aspectos medioambientales, según Gas Natural.

Una veintena de activistas de Greenpeace ha protagonizado hoy una una acción de protesta en las instalaciones de Gas Natural Fenosa en el entorno de Doñana, a cuya entrada han montado un campamento con una gran pancarta en la que se lee "Doñana no es un almacén de gas".

Además, escaladores de la organización ecologista han subido a lo alto de una de las estructuras en la zona del proyecto.