Diario Vasco

Madrid, 29 nov (EFECOM).- El grupo Ibosa destinará 30 millones de euros (incluida la compra del edificio) en el proyecto para convertir el antiguo hotel Foxá M-30 de Madrid -cerrado desde 2013- en un complejo residencial con 72 viviendas que se espera que se entreguen a sus propietarios durante el último trimestre de 2018.

El proyecto "Torre Borealis", que es como se denomina la nueva promoción inmobiliaria en cooperativa, ya se encuentra vendida en un 70 % y está previsto que las obras de demolición arranquen la próxima primavera, una vez que se complete la comercialización de las viviendas.

Los trabajos de construcción, que abarcan la rehabilitación integral del edificio y la transformación total de la fachada, según han explicado a la prensa los responsables de la compañía de gestión inmobiliaria Ibosa.

De hecho, se espera que la compañía logre en una semanas la licencia necesaria para acometer los trabajos en el edificio, que estuvo funcionando 13 años como un hotel de cuatro estrellas pese a que sólo tenía licencia para uso residencial.

El precio de las viviendas irá desde los 175.000 a los 900.000 euros y tendrán entre 1 y 4 dormitorios, así como una superficie construida que oscilará entre los 40 y los 200 metros cuadrados por vivienda.

El edificio, situado en la calle Serrano Galvache 14, en la zona de Chamartín, contará con un lobby de entrada de doble altura y 1.000 metros cuadrados de zonas comunes, entre las que destaca una gastroteca, una piscina y un gimnasio.

El hotel Foxá M-30 cerró sus puertas en junio de 2013, después de que la sociedad Trome, del empresario Mariano Moreno Fernández, fuese declarada en concurso de acreedores con unas deudas de unos 300 millones de euros.

El grupo era propietario de siete hoteles Foxa, cuatro de ellos en Madrid (Foxa M30, Foxa 32, Foxa 25, Foxa Tres Cantos, todos cuatro estrellas), uno en Valladolid, y dos centros rurales, Balneario de Carabaña y Molino de Cantarranas, ambos en la Comunidad de Madrid.