Diario Vasco

(Actualiza con rechazo del Consejo de Cooperación del Golfo)

Riad, 29 nov (EFE).- El Gobierno del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, rechazó hoy el Ejecutivo de "salvación nacional" anunciado ayer por los rebeldes hutíes y su principal aliado, el partido del expresidente Alí Abdalá Saleh, la Conferencia Popular.

El anuncio muestra "la falta de respeto de las bandas hutíes y de Saleh a la paz y a las decisiones de Naciones Unidas", escribió en Twitter Abdelmalek al Mejlafi, ministro de Exteriores del Gobierno de Hadi, que cuenta con el respaldo internacional.

"Las bandas rebeldes y golpistas saben que su nuevo paso golpista no va a encontrar aceptación y que su único objetivo es obstaculizar toda solución y torpedear el proceso de paz", dijo el ministro.

Por otra parte, una fuente anónima de la presidencia yemení citada por la agencia de noticias oficial SABA, que depende de los partidarios de Hadi, mostró también su rechazo a la medida, al asegurar que los hutíes solo pretenden "extender el caos, la destrucción, el terrorismo, y dividir a la patria".

Los contactos entre las diferentes facciones yemeníes para comenzar unas conversaciones de paz se encuentran en suspenso tras el fracaso de la última ronda de negociaciones celebrada en Kuwait entre abril y agosto.

El Consejo Político yemení controlado por los rebeldes anunció ayer la formación del nuevo Ejecutivo, que será encabezado por el aliado del expresidente Abdelaziz bin Habtur y que estará formado por treinta carteras divididas entre Saleh y los rebeldes.

Por su parte, el Consejo de Cooperación del Golfo, que ha participado en el proceso de paz yemení anteriormente, rechazó también el nuevo Ejecutivo, informó la agencia de noticias oficial saudí, SPA.

El secretario del organismo, Abdelatif al Zayani, dijo que los países miembros (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Catar, Kuwait y Omán) rechazan categóricamente la medida porque el Gobierno de Hadi es el único "legítimo y reconocido por las instituciones internacionales".

"La formación de este Gobierno es una evidencia de que los rebeldes y sus aliados no son serios respecto a las negociaciones políticas y trabajan para obstaculizar los grandes esfuerzos para poner fin a la guerra", añadió Al Zayani.