Diario Vasco

Madrid, 29 nov (EFE).- Con motivo del accidente ocurrido en Colombia del avión en el que viajaba el equipo de fútbol Chapecoense de Brasil, la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA, ofrece algunas claves para una buena redacción de las noticias relacionadas.

1. "Antioquia" y "Antioquía", lugares distintos

"Antioquia", sin tilde, es uno de los departamentos colombianos, cuya capital es Medellín. "Antioquía", con tilde en la segunda "i", es el nombre de una ciudad turca.

2. "Ochenta y una personas", no "ochenta y un personas"

Los numerales compuestos que terminan en "un/una" concuerdan con el género del sustantivo que sigue: "ochenta y una personas", no "ochenta y un personas".

3. "A bordo" y "abordo" no significan lo mismo

La expresión "a bordo", que significa 'en una embarcación u otro vehículo', se escribe en dos palabras, mientras que el sustantivo "abordo", sinónimo de "abordaje", se escribe en una sola.

4. "Superviviente" y "sobreviviente", formas válidas

"Superviviente" y "sobreviviente" pueden emplearse indistintamente para referirse a la persona 'que conserva la vida después de un suceso en el que otros la han perdido'.

5. "Por vía terrestre", no "vía terrestre"

La palabra "vía" debe llevar antes la preposición "por" cuando va seguida de un adjetivo y expresa la manera o el modo de en que se realiza un traslado o comunicación: "por vía terrestre", "por vía telefónica"?

6. "La Unión" y "La Ceja", con el artículo en mayúscula

En los topónimos "La Unión" y "La Ceja", el artículo forma parte del nombre, por lo que lo adecuado es escribirlo con inicial mayúscula.

7. "Brasileño" o "brasilero", no "brasileiro"

El gentilicio recomendado para los naturales de Brasil es "brasileño", de uso mayoritario en todo el ámbito hispánico, aunque alterna en algunos países de América con "brasilero", adaptación también válida de la voz portuguesa "brasileiro", según señala el "Diccionario panhispánico de dudas".

La Fundéu BBVA (www.fundeu.es), que trabaja asesorada por la Real Academia Española y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, además, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Accenture, Gómez-Acebo & Pombo, CELER Soluciones, Hermes Traducciones y Linguaserve.