Diario Vasco

Río de Janeiro, 29 nov (EFE).- Alvadir Pelisser, uno de los socios fundadores del Chapecoense, el club brasileño que perdió a la mayoría de sus jugadores en el accidente aéreo de este en Colombia, se mostró consternado por lo sucedido al equipo que él mismo ayudó a nacer en 1973.

"Ha sido un golpe tremendo. Estoy muy triste, pero la vida está llena de sorpresas", afirmó Pelisser en una entrevista concedida a Efe.

A sus ochenta años, Pelisser, que según comentó se recupera de un derrame cerebral, sigue "de cerca" el día a día del Chapecoense pese a que desde hace años no forma parte de la directiva de un club que en solo siete años había pasado de jugar en la cuarta división brasileña a la división de honor y a clasificarse a la final de la Copa Sudamericana.

El Chapecoense se dirigía a Medellín para disputar este miércoles el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana frente al Atlético Nacional colombiano cuando el avión se estrelló, provocando la muerte de alrededor de 75 de los 81 pasajeros, según los últimos datos que proporcionó la Policía colombiana.

"Es lamentable lo que ha ocurrido con un equipo que venía creciendo de esa manera", expresó Pelisser, quien dijo que sería "un consuelo" que la Conmebol declarase al equipo brasileño campeón del torneo continental.

El exdirectivo consideró que el buen momento que vivía el modesto club de la ciudad de Chapecó, en el sureño estado de Santa Catarina, llevó a "todo Brasil" a apoyar al equipo de cara a la conquista de su primer título continental.

"El 'Chape' está de luto y los aficionados cabizbajos, llorando", concluyó Pelisser.

El Chapecoense es un equipo relativamente joven, fundado el 10 de mayo de 1973, que ha pasado la mayor parte de su historia en categorías inferiores disputando torneos estatales, hasta que en 2014 logró al ascenso a la primera división.