Diario Vasco

Lisboa, 29 nov (EFE).- El rey de España afirmó hoy que se necesita "una Europa más fuerte y más solidaria", ante el primer ministro portugués, Antonio Costa, en el brindis de la cena que ofreció al monarca y a la Reina Letizia en el Palácio das Necessidades de Lisboa con motivo de su visita de Estado a Portugal.

La cena cerró la agenda de la segunda jornada de este viaje de tres días que los reyes de España comenzaron el lunes en Oporto y que concluirá mañana en Lisboa tras un importante discurso del jefe del Estado español ante la Asamblea de la República portuguesa.

"Hoy en día, cuando en ocasiones se cuestiona el proyecto europeo, es evidente que necesitamos una Europa más fuerte y más solidaria, una Europa que impulse el crecimiento económico y la creación de empleo", manifestó Felipe VI ante los 80 invitados al banquete oficial.

Dijo también que esta Europa reforzada tiene que ser capaz de "dar respuestas concretas a los ciudadanos", en definitiva, "una Europa unida en torno a los valores y principios fundacionales que nos han permitido durante muchas décadas vivir en paz, libertad y prosperidad".

En línea con este mensaje europeísta, Felipe VI, que al hablar combinó el español con el portugués como ha hecho en todos los discursos de su visita a Portugal, hizo referencia a la "magnífica oportunidad estratégica" que supone la "sintonía" entre España y Portugal en diversos ámbitos.

Explicó que se trata de mostrar "nuestro compromiso profundo y solidario" con el proyecto de la Unión Europea (UE) y también la capacidad de ambas naciones para "influir positivamente" en su desarrollo, afianzar la "vocación europeísta" y potenciar el peso y el "prestigio" de la Unión.

El rey de España recordó la importancia de la pertenencia de las dos naciones a la comunidad iberoamericana, así como sus intereses y preocupaciones compartidas por Africa y el Magreb, lo que las sitúa, recalcó, en un lugar "singular" ante la historia y el futuro y también respecto a "la sociedad global y sus retos planetarios".

"Como países vecinos, como socios ibéricos y como pueblos hermanos, no nos podemos permitir dejar pasar estas oportunidades tan evidentes y tan potentes que la geografía, la historia y el afecto y amistad mutuas nos colocan ante nuestro futuro", concluyó.

Felipe de Borbón, al que acompaña en su estancia portuguesa el nuevo ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, no desaprovechó la ocasión para reiterar que las relaciones entre ambos países son "por su intensidad y cercanía, singulares e incomparables".

Antes de asistir a la cena en el Palácio das Necessidades, sede del ministerio de Exteriores, los reyes Felipe y Letizia habían sido agasajados en el ayuntamiento de Lisboa, ciudad a la que llegaron procedentes de Oporto y donde mañana concluirán su primer viaje de Estado a Portugal.