Diario Vasco

Lisboa, 29 nov (EFE).- El rey Felipe VI de España ensalzó hoy la ciudad de Lisboa, como "punto de encuentro de continentes y culturas" en su primer acto en la capital lusa, tercera y última etapa de la visita de Estado que realiza a Portugal acompañado por la reina Letizia.

Tras recibir la Llave de la ciudad de manos del alcalde, Fernando Medina, en el Salón Noble del consistorio, el monarca pronunció unas palabras de agradecimiento, primero en portugués y luego en español, en las que recordó que en esa misma sala estuvieron su padre, el rey Juan Carlos I, y su bisabuelo, Alfonso XIII.

Hoy, 113 años después de que Alfonso XIII destacara la "amistad indestructible que une a nuestros pueblos", y también como rey de España, Felipe VI reafirmó esta relación de "proximidad y buena vecindad".

El monarca destacó que Lisboa se haya convertido en destino preferente para muchos españoles y recordó que la capital lusa está hermanada con Madrid desde 1979.

Es una ciudad, dijo, "repleta de historia y tradición", pero que en los últimos años ha sido escenario de grandes transformaciones que la han convertido en "una gran capital europea, abierta y cosmopolita", manteniendo su encanto y personalidad de siempre.

Es además un "punto de encuentro" de culturas, algo que, aseguró, quedará patente el próximo año cuando sea Capital Iberoamericana de la Cultura, un título que contribuirá "a reforzar aún más, si es posible, los lazos históricos, culturales y afectivos que nos unen".

Antes del monarca, el encargado de abrir el acto, -al que han asistido representantes del cuerpo diplomático y del mundo empresarial-, el anfitrión y alcalde lisboeta, destacó que la capital lusa presentó su candidatura a la capitalidad iberoamericana porque "es esencial la valorización de este nuevo patrimonio común".

En los últimos años, España y Portugal "caminamos lado a lado" a todos los niveles y también en el ámbito europeo, según el alcalde, que afirmó que "nuestra casa es su casa".

El acto en el Ayuntamiento concluyó con un espectáculo musical a cargo de la fadista Cuca Roseta.

Tras la ceremonia en el ayuntamiento, la agenda de los reyes se cerrará hoy con una cena, ofrecida por el primer ministro, Antonio Costa, en el Palácio das Necessidades, sede del ministerio luso de Exteriores.

Ya mañana, en la tercera y última jornada de su visita de Estado a Portugal, el monarca español se dirigirá a la Asamblea de la República, en una de las contadas ocasiones en que un mandatario extranjero tiene la oportunidad de hablar en el Parlamento portugués.

Después, los reyes de España ofrecerán una recepción a la colonia española en Portugal en la residencia del embajador de España y, como colofón, visitarán la Fundación Champalimaud, referente europeo en investigación médica.