Diario Vasco

Bruselas, 29 nov (EFE).- La comisión de Industria del Parlamento Europeo (PE) votó hoy a favor de unos precios mayoristas límite que difieren de los propuestos por la Comisión Europea, para el uso del móvil en itinerancia ("roaming") cuando se detecten abusos tras su abolición, prevista el 15 de junio de 2017.

La comisión parlamentaria aprobó hoy que las llamadas de voz cuesten 3 céntimos de euro (en vez de 4 como proponía el Ejecutivo comunitario), que el precio por gigabyte caiga gradualmente de 4 euros a 3 (frente a 0,85) y mantener los SMS a 1 céntimo (como pedía la CE).

Estos son los precios tope que podrían cobrarse los operadores entre ellos por el uso de sus redes.

La resolución legislativa fue aprobada con 53 votos a favor, cinco en contra y dos abstenciones.

La Comisión Europea ha confirmado que con la abolición del "roaming" no habrá limites de tiempo o de volumen.

En cambio, sí que habrá salvaguardas para los operadores basadas en el "principio de residencia" o en unos "vínculos estables" que los consumidores puedan tener en un Estado miembro, como es el caso de los trabajadores transfronterizos, expatriados que vuelven a menudo a su país de origen o estudiantes Erasmus.

Para evitar "abusos" a los operadores y permitirles mantener el margen de beneficios que necesitan para poder invertir en nuevas redes, la CE propone que sólo "las personas que viajan" puedan liberarse de los sobrecostes por itinerancia.

Los operadores podrán comprobar los hábitos de uso de los clientes: si el tráfico nacional es "insignificante" comparado con el de itinerancia, una larga inactividad de una tarjeta SIM asociada principal o exclusivamente al uso en itinerancia o la suscripción y uso de múltiples SIM por el mismo usuario cuando viaja.

En esos casos, los operadores podrán "alertar" a sus clientes y, "sólo si estas condiciones se cumplen", podrán aplicarles "pequeños sobrecostes", basados en los precios mayoristas.

Los eurodiputados dieron el mandato de que el PE empiece a negociar con los países de la UE para llegar a un acuerdo que debería someterse a votación por los dos colegisladores antes de entrar en vigor.

La directora general de la Organización Europea de Consumidores (BEUC), Monique Goyens, celebró en un comunicado que el PE "haga ambiciosos recortes en los cargos de red".

"Ahora que los eurodiputados han abierto el camino para el final de los costes del 'roaming', los gobiernos de los Estados miembros deben seguirles", comentó, aunque agregó que "por desgracia, por el momento, parecen más preocupados defendiendo los intereses a corto plazo de sus gigantes de las telecomunicaciones en vez de los de los consumidores".