Diario Vasco

Jairo Mejía

Washington, 29 nov (EFECOM).- La economía estadounidense creció a una tasa anual del 3,2 % en el tercer trimestre del año, una revisión al alza respecto a lo calculado inicialmente impulsada por mejores datos de lo que se esperaba en consumo, exportaciones e inversión fija.

El Departamento de Comercio elevó en este su segundo cálculo el producto interior bruto (PIB) entre los meses de julio y septiembre en tres décimas, con lo que el resultado duplica con creces el 1,4 % de aumento registrado en trimestre anterior y es muy superior al débil 0,8 % de los tres primeros meses del año.

Esta segunda estimación del Gobierno estadounidense, ligeramente por encima de lo que esperaban los analistas, muestra una mejora del consumo del 2,8 % y de las inversiones fijas y las exportaciones en un 10,1 %.

Esas subidas compensaron la caída en las inversiones inmobiliarias residenciales (4,4 %) y en el gasto de los gobiernos estatales y locales (1,1 %).

Tras registrar un moderado retroceso en el segundo trimestre de año, el beneficio de las empresas aumentó un 6,6 % según esta nueva actualización, al tiempo que los inventarios, un lastre para el dato del PIB, se redujeron.

Asimismo, la inversión pública federal fue actualizada al alza hasta el 2,5 % de aumento, otro impulsor de la medida del crecimiento de las economía estadounidense, que se suma a un aumento del 2,7 % de los ingresos disponibles de las familias.

El consumo, responsable de dos tercios del crecimiento económico estadounidense, sigue siendo fuerte gracias a un aumento de los ingresos reales de las familias y un menor endeudamiento, pese a lo cual la inflación sigue sin repuntar al nivel esperado por los directores de la política monetaria estadounidense.

Las exportaciones de bienes se mantienen en alza y en su mejor ritmo desde hace tres años, mientras que las importaciones fueron actualizadas al alza desde el 2,1 % de crecimiento al 2,3 %.

La medida de la actividad económica basada en ingresos, producción, beneficios empresariales, compensación de empleados y pago de impuestos mostró un aumento del 5,2 % en el tercer trimestre.

La Reserva Federal utiliza este cálculo para determinar la marcha de su política económica, que mantiene los tipos de interés extremadamente bajos desde la crisis financiera de 2008.

Los analistas esperan que la Reserva Federal anuncie una subida de los intereses de interés en su reunión del 13 y 14 de diciembre, después de subir el precio del dinero en un cuarto de punto por primera vez en casi una década un año antes, desde niveles cercanos a cero.

Los datos de desempleo, situado en el 4,9 % en octubre, y los de crecimiento pueden dar la razón a los que recomiendan una segunda subida de tipos de interés, aunque la inflación sigue por debajo de la cota del 2 % marcada como objetivo por el banco central.

El asesor económico de la Casa Blanca, Jason Furman, destacó que "queda trabajo por hacer para consolidar el crecimiento y que éste sea compartido por todos, especialmente promover una mayor competencia, apoyar la innovación, incrementar las inversiones en infraestructuras y la apertura de mercado a las exportaciones".

Asimismo, la Casa Blanca señaló que el consumo privado sigue fuerte apoyado en una mejora de los ingresos de las familias, con una menor deuda comparada con los ingresos disponibles.