Diario Vasco

Bilbao, 29 nov (EFE).- El entrenador del RETAbet Bilbao Basket, Carles Durán, admite que ganar el miércoles en Vilna al Lietuvos Rytas puede "ayudar un poco más" a su equipo a estar en el Top 16 de la Eurocopa, pero no considera el partido "una final" para su equipo, colista del Grupo B empatado a dos victorias precisamente con el equipo lituano.

"No, no es otra final. Es un partido muy importante, pero quedan tres jornadas. Lo que sí es cierto es que ganar en Vilnius nos podría ayudar un poco más. Pero no lo consideró una final como tampoco lo consideré en el partido de Berlín (hace una semana)", dijo Durán antes partir este martes a Vilna en un viaje de avión con escala en Bruselas y cinco horas de espera en la capital belga.

El RETAbet Bilbao viaja a Lituania después de los tres triunfos seguidos en la última semana -dos en la Liga Endesa ambas en Miribilla, ante el ICL Manresa y Divina Seguros Joventut; y una en la Eurocopa, en Berlín frente al Alba- con los que retomó el camino victorioso del arranque de temporada y que le había quebrado una mala racha de seis derrotas en siete partidos.

"Son tres victorias que nos han ayudado a ver cual es el camino del equipo. Las victorias no nos relajan, todo lo contrario. Hemos visto los momentos negros y las victorias nos han ayudado sobre todo a ver que el trabajo que estamos haciendo lo hacemos bien", añadió el técnico catalán en declaraciones distribuidas por el club vasco.

Sobre el rival, aunque lo que más le preocupa es su propio equipo -"nosotros mismos", dijo-, Durán sí reparó en "el talento que tiene en su línea exterior y el físico" del Lietuvos Rytas, "un equipo que tiene jugadores muy grandes, que puede cambiar en muchas defensas y que seguro que nos van a poner un nivel físico muy alto".

"Sin desmerecer al (Alba) Berlín", al que el Bilbao Basket le ganó la semana pasada en otro partido importante para unos 'los hombres de negro' en situación límite en la segunda vuelta de la Fase Regular, "Vilnius es un equipo totalmente diferente".

"Ya nos planteó un partido muy difícil aquí (en Bilbao) y estoy seguro de que en su casa lo va a hacer todavía mucho más. Ha fichado otro jugador exterior con mucho talento (Josh Akognon, procedente del Baskonia) y va a ser un partido muy, muy difícil", auguró.