Diario Vasco

Arganda del Rey, 29 nov (EFE).- Los trabajadores de Arganda pertenecientes a la contrata Assignia, que realiza el mantenimiento a través de la Empresa de Servicios Municipales (Esmar), han desconvocado la concentración prevista para hoy después de que la empresa se haya comprometido a pagar las tres nóminas que les adeuda.

El portavoz de CCOO en la zona, Antonio Medina, ha explicado a Efe que esta mañana la empresa Assignia y Esmar han enseñado un documento a los trabajadores que "parece válido jurídicamente" y señala que los empleados percibirán los salarios atrasados este viernes.

Esta decisión se ha producido después de que el Ayuntamiento decidiera ayer adelantar el pago de una factura para que la compañía pueda abonar a sus trabajadores las nóminas atrasadas.

Además, el portavoz de CCOO ha subrayado que Assignia y Esmar se han comprometido a reunirse con los portavoces de los empleados en un plazo de tres semanas para conocer qué rumbo toma la empresa y si se decide mantener el contrato.

Ha explicado que Assignia se encuentra inmersa en un plan de refinanciación bancaria, por lo que han advertido de que si su situación económica no se puede resolver tendrían que rescindir el contrato "de manera amistosa".

En ese caso, Esmar asumiría el servicio e incorporaría en su equipo a la plantilla que actualmente pertenece a Assignia, ha agregado el portavoz sindical.

Pese a ello, los trabajadores han indicado que por el momento "se mantendrán a la expectativa" de cómo avance la empresa, y decidirán en las próximas semanas si mantienen la manifestación prevista para el 14 de diciembre, convocada con el propósito de defender los derechos de los trabajadores.

Desde el sindicato han recordado que estas movilizaciones ya se desarrollaron en los meses de mayo y junio por el mismo motivo, aunque en aquella ocasión finalmente se suspendieron al comenzar una serie de encuentros de mediación entre el Ayuntamiento y la empresa.

Sin embargo, los trabajadores afectados habían denunciado que la situación actual estaba "agravada" porque la empresa les debe tres nóminas y la compañía está reduciendo la carga de trabajo, "lo que hace pensar que quieren prescindir de parte del servicio", de forma que pudieran "verse afectados" los puestos de trabajo.