Diario Vasco

El Cairo, 29 nov (EFE).- Human Rights Watch (HRW) criticó hoy el proyecto de ley sobre ONG redactado por el Parlamento egipcio porque "prohibiría los grupos no gubernamentales independientes en el país, supeditando su trabajo y financiación al control de las autoridades gubernamentales".

En un comunicado, la organización internacional recordó que, ayer, las autoridades judiciales aprobaron el proyecto de ley redactado por la Cámara, que deberá ratificarlo próximamente y enviárselo al presidente del país, Abdelfatah al Sisi, para su posterior aprobación.

"El Parlamento egipcio está tratando de esquivar el examen público apurándose en forzar una ley que prohibiría lo que queda de los grupos independientes de la sociedad civil del país", dijo en la nota la directora de HRW para el Norte de África y Oriente Medio, Sara Leah Whitson.

Asimismo, la responsable de la organización añadió que "si la ley es aprobada, será una farsa decir que Egipto permite la existencia de organizaciones no gubernamentales, ya que todas estarán supeditadas a las agencias de seguridad".

Para HRW, Al Sisi debería declinar la firma de este reglamento y el Gobierno debería preparar un nuevo borrador con contribuciones de las organizaciones no gubernamentales independientes y acorde a la Constitución egipcia y al derecho internacional.

La potencial nueva ley afectaría a 47.000 organizaciones locales y cien extranjeras que trabajan en Egipto, según estimaciones del Gobierno, añadió el comunicado.

Asimismo, la nota citó declaraciones del miembro del estatal Consejo Nacional de Derechos Humanos, Náser Amin, que calificó el borrador de "desastroso".

La ley redactada por el Parlamento prohibiría a las ONG trabajar sin permiso en las "áreas fronterizas" designadas por el Ejecutivo, incluyendo partes de la península del Sinaí, "donde el Gobierno ha llevado a cabo una campaña antiterrorista abusiva".

Además, también está incluida la frontera sur con Sudán, "donde los grupos nubios han protestado por el derecho al retorno a sus tierras ancestrales", añadió HRW.

El nuevo reglamento crearía un comité llamado "Agencia Regulatoria Nacional para el trabajo de las ONG Extranjeras", que tendría la potestad de examinar la investigación sobre el terreno antes de que sea publicada, así como aprobar cualquier acuerdo entre grupos nacionales y extranjeros, incluyendo la recepción de fondos.

La agencia contará con miembros de los Ministerios de Interior y Defensa, así como del Servicios General de Inteligencia, "la mayor agencia de espías de Egipto", agregó la organización internacional.

Asimismo, el borrador exige que las ONG pidan permiso a esa agencia para recibir financiación extranjera y les prohíbe enviar dinero fuera de Egipto sin su aprobación.

Cualquier violación de la ley supondría una pena de hasta cinco años de prisión y una multa de 1 millón de libras egipcias (65.000 dólares).

Además, cualquier ONG que no se registre bajo la posible nueva ley en los primeros seis meses desde su aprobación será automáticamente disuelta, precisó HRW.