Diario Vasco

Madrid, 29 nov (EFE).- El Corte Inglés e Iberia han reclamado hoy una mayor inversión pública en la promoción de España como destino de compras, mientras que el Gobierno ha abogado por ahondar en la colaboración público privada para situar el país entre las potencias mundiales en este tipo de turismo de calidad.

"Tenemos un gran potencial y debemos impulsar este tipo de turismo", ha defendido la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la segunda edición del Summit Shopping Tourims & Economy, en la que ha señalado que mientras España es el tercer país del mundo en ingresos por turismo, en el de compras ocupa la séptima posición.

"Si somos capaces de coordinarnos y de hacer una política integral y transversal ofreceremos mejores resultados", ha añadido la vicepresidenta, tras recordar que el turismo y el comercio representan el 16 % del PIB y el 23 % del empleo.

Mercados como, por ejemplo, el chino, con 120 millones de viajeros al año, suponen una "mina" para España, según Sáenz de Santamaría, que ha calificado al turismo de compras de elemento "clave" para el país por su capacidad de penetrar en distintos ámbitos económicos.

"Hay un dato que habla por sí sólo, España concentra el 21 % de las pernoctaciones en la Unión Europea y sólo el 4 % del gasto en compras. Francia el 20 %", según el presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, que ha pedido actuar para que este gasto suba "cueste lo que cueste".

Para diseñar una buena estrategia, ha considerado necesario dejar de medir el turismo por "cantidad" -número de visitantes- y pasar a fijarse en el gasto per cápita del turista, en el que España está a la cola en cuanto a los mercados emergentes, que son de los que provienen los turistas que más gastan.

"Tenemos que invertir en atraer a esos turistas estratégicos sin descuidar al turista europeo. Hay que potenciar la estructura internacional de España para llegar a ellos", ha dicho Gimeno, quien ha asegurado que las empresas privadas ya lo están haciendo y ha pedido la implicación de las administraciones públicas al respecto.

El Corte Inglés, por cuyos grandes almacenes pasaron el año pasado unos 20 millones de turistas, ha cuadruplicado su inversión en promoción en el exterior, según Gimeno.

El presidente de Iberia, Luis Gallego, ha subrayado que la aerolínea ha "hecho los deberes" con, por ejemplo, vuelos directos a Shanghái y Tokio, y ha advertido de que esto no es suficiente para que Madrid se convierta "en el destino de compras y lujo que a todos nos gustaría".

Ha lamentado que pese al esfuerzo de Iberia y otras instituciones, los datos son poco alentadores, pues España sólo atrae a 400.000 de los 120 millones de turistas chinos, cuyo gasto se encuentra entre los más elevados del mundo.

Los vuelos directos ayudan a captar al turismo chino pero no es suficiente, ha insistido Gallego, quien ha subrayado que aunque Madrid reúne todo lo que se necesita para triunfar como destino de compras aún hace falta que "se la conozca fuera".

En su opinión, para poner a Madrid en la lista de "deseos" de los viajeros se necesita de inversión pública en promoción, y sin ella, la ciudad no podrá competir con Londres o París.