Diario Vasco

Bogotá, 29 nov (EFE).- Las condiciones meteorológicas están dificultando la labor de la Fuerza Aérea Colombiana para trasladar los cuerpos de las víctimas del accidente aéreo ocurrido anoche, en el que murieron 75 personas, lo que obliga a llevarlos primero al municipio de Rionegro para luego trasladarlos a Medellín.

"Debido a las difíciles condiciones meteorológicas, los cuerpos evacuados por aire, en una titánica y riesgosa operación, han sido llevados a la Unidad Aérea ubicada en Rionegro, desde donde serán transportados a Medellín", informó la Fuerza Aérea en un comunicado.

Por su parte, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM) informó de que el tiempo está nublado y lluvioso en la zona de Rionegro, en el departamento de Antioquia.

Los equipos de socorro ya han conseguido rescatar 48 cadáveres del avión accidentado del club brasileño Chapecoense que se estrelló en el cerro El Gordo, jurisdicción del municipio de La Unión, en el departamento de Antioquia, en el que murieron 19 de sus jugadores.

El equipo de rescate de la Fuerza Aérea trabaja en el traslado de cuerpos junto a 25 hombres de la Unidad de Operaciones Especiales en Emergencias y Desastres de la Policía Nacional (Ponalsar) y efectivos de los organismos de socorro en tierra.

Asimismo, la Policía de Medellín movilizó 300 agentes a la zona del accidente para ofrecer apoyo en las labores de rescate, coordinados por el director general de la Policía Nacional de Colombia, el general Jorge Nieto, quien se ha desplazado también al lugar de los hechos.

El responsable policial afirmó que luego del rescate de los heridos, está todo el trabajo de evacuación de personas fallecidas, "ya se han trasladado 30 a Medellín al aeropuerto Olaya Herrera donde hay otro equipo de la Policía Judicial para hacer la inspección de cadáveres para trasladarlos posteriormente a medicina legal".

El oficial agregó que este trabajo se está haciendo con una coordinación internacional "a través de Interpol para hacer la identificación de cada uno de los cadáveres y después Medicina legal entregarlos a las familias".

El avión accidentado, que transportaba a 81 personas entre jugadores, miembros de la comisión técnica, dirigentes, periodistas y tripulación, cayó a unos 50 kilómetros del aeropuerto José María Córdova de Medellín, al que se dirigía para disputar mañana con el Atlético Nacional el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana.