Diario Vasco

Atenas, 29 nov (EFE).- El comisario europeo para Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, no descarta que Grecia tenga que firmar un cuarto paquete de rescate, aunque especificó que por el momento no está en sus planes, pues el objetivo es cerrar con éxito el actual programa.

"No estamos considerando un cuarto programa, tres son muchos", dijo hoy Moscovici en una rueda de prensa al término de su visita de dos días a Atenas, durante la que se reunió con el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, y algunos miembros de su Gobierno.

El comisario afirmó además que el objetivo es que el actual programa de rescate se cierre en 2018, pero reconoció que para ello es necesario que haya "éxito hasta el final" y, por ello, "no puedo descartar un cuarto programa".

"Quisiera un éxito y nuestra meta es que el programa concluya así", recalcó Moscovici, quien por lo demás alabó la buena marcha que ha habido en las primeras dos revisiones de este tercer rescate griego.

El comisario se mostró confiado en que Grecia y sus acreedores logren todavía esta semana un acuerdo técnico sobre la actual revisión del programa de medidas, de forma que en el Eurogrupo del próximo lunes pueda abrirse el debate sobre el alivio de la deuda.

"Las soluciones se pueden lograr si todos ponen el espíritu adecuado", afirmó Moscovici quien insistió en la necesidad de que el Fondo Monetario Internacional se mantenga "a bordo".

"No debe haber una división entre las instituciones. Los acuerdos solo pueden ser buenos si las instituciones trabajan mano a mano", subrayó.

Moscovici evitó entrar en la controversia que mantienen el FMI y las instituciones acreedoras de Grecia (Comisión Europea, Mecanismo Europeo de Estabilidad y Banco Central Europeo) sobre algunas de las reformas que debe aplicar Grecia y sobre los objetivos de superávit primario, aunque recordó que hay ya un "hoja de ruta" que pone una serie de metas.

"Nunca comento algo que puede dividir a las instituciones, podemos tener sensibilidades y métodos distintos", señaló el comisario quien añadió, no obstante, que lo que vale son los términos fijados en el tercer programa de rescate, "ni más, ni menos".

Con ello aludió a las pretensiones del FMI, pero también de Grecia, de reducir los objetivos para el superávit primario en 2018 y en los años posteriores, fijados en el 3,5 % del PIB.

Aunque hasta ahora los socios europeos mantienen estas metas, Moscovici dejó entrever una flexibilidad para los años posteriores a 2018.

"No quiero tener demasiada iniciativa propia, tenemos una hoja de ruta muy clara, que es un programa que pone claro los objetivos hasta 2018. Después ya no habrá programa", dijo.