Diario Vasco

Redacción deportes, 29 nov (EFE).- El chileno Pablo Quintanilla, campeón del mundo 2016 de "Cross Country" que formará junto a la francesa Pela Renet en el equipo oficial de la marca Husqvarna, asesorados por el ya retirado especialista portugués Rubén Faria, asegura estar preparado para la trigésimo novena edición del Rally Dakar, que comenzará el próximo 2 de enero en Asunción.

La edición 2017 del Dakar tiene ribetes de ser la más dura de cuantas se han disputado en Suramérica si bien el campeón del mundo chileno, tercero en la edición de 2016 será uno de los pilotos destacados de la carrera y espera volver a pelear por el podio en la carrera más dura del planeta.

"En el Dakar hay muchos factores que no puedes controlar, así que hacer predicciones antes de la carrera nunca es bueno, aunque me he preparado bien, sin lesiones, y he tenido una gran temporada en el campeonato del mundo, además de una gran moto y un equipo que me apoya", afirmó Quintanilla en la nota de prensa de su equipo.

"Esta edición de la carrera será difícil, ya que muchos pilotos rápidos esperan hacerlo bien y estoy seguro de que este año vamos a ver lo que Marc Coma cree que es un verdadero rally, si bien me siento confiado en mis habilidades de navegación en los desiertos abiertos, y también en las pistas de montaña, así que soy optimista", aseguró el piloto chileno.

"Mis metas se hacen más difíciles de lograr cada año, después de terminar en el podio el siguiente paso es obvio para la mayoría de los pilotos, aunque el Dakar es una carrera especial, una experiencia increíble, y haremos todo para lograr el mejor resultado posible", indicó Pablo Quintanilla.