Diario Vasco

Madrid, 29 nov (EFE).- UGT y CCOO han enviado hoy una carta a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en la que le reiteran que el salario mínimo interprofesional (SMI) deberá situarse en 800 euros en 2017 y en 1.000 euros al final de legislatura y le recuerdan que su actualización debería hacerse antes de fin de año.

En rueda de prensa al término del I Comité Confederal de UGT, la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas ha explicado que el "primer paso" del Gobierno es subir el salario mínimo (actualmente en 655,2 euros) ya que ello redundaría en una subida de sueldos en muchos convenios colectivos y permitiría que los trabajadores dejasen de perder poder adquisitivo.

Es una carta de "reiteración" a la ministra, que ya ha tomado posesión, "y está en plenas facultades para tomar decisiones" ha señalado Antoñanzas.

En la misiva, UGT y CCOO instan al Gobierno a impulsar esta mejora del SMI que lo acerque al 60 % del salario medio neto, tal y como recomienda la Carta Social Europea.

Además, los sindicatos recuerdan a Báñez que "las erróneas políticas económicas" aplicadas desde 2010 han tenido como resultado que en los últimos siete años los hogares españoles hayan perdido de media un 13 % de su renta, y que un 35 % de los asalariados reciba una remuneración inferior al SMI.

Por ello y para que la recuperación económica se consolide, los sindicatos piden un aumento de los salarios como base del crecimiento económico, en especial de quienes más han sufrido la devaluación salarial.

Asimismo, exigen negociar la reforma del artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores para asentar sobre nuevas bases la determinación anual del SMI, y evitar que se produzcan futuras perdidas de poder adquisitivo.