Diario Vasco

Madrid, 29 nov (EFE).-El catedrático de Economía Aplicada y Hacienda Pública del País Vasco de la Universidad del País Vasco Ignacio Zubiri ha defendido hoy un impuesto específico sobre transacciones financieras y otro sobre la riqueza para proporcionar al sistema de pensiones 11.000 millones de euros anuales.

"O ponemos impuestos o iremos a un sistema en el que se generalizará la pobreza entre los pensionistas", ha afirmado Zubiri durante su comparecencia en la Comisión de seguimiento del Pacto de Toledo.

Junto con los impuestos, Zubiri ha abogado por aumentar las cotizaciones tres puntos a los trabajadores y un punto a los empresarios, por "destopar" las bases máximas de cotización y por transferir las cotizaciones por desempleo al sistema de pensiones, a lo que ha sumado el recurso al endeudamiento en el corto plazo.

La adopción de todas estas medidas en materia de impuestos, cotizaciones y endeudamiento podrían proporcionar al sistema unos ingresos adicionales de 57.000 millones anuales, de acuerdo con los cálculos del catedrático, que eleva la cifra a 96.000 millones si se sumara el impacto de una lucha decidida contra el fraude y la elusión fiscal.

Ha añadido que también hay que recuperar el fondo de reserva de la Seguridad Social, que se ha dedicado a pagar el 15 % de las pensiones, y ha advertido de que cuando se acabe, que será entre 2017 o 2018 dependiendo de la inflación y de la creación de empleo, habría que "o bien reducir pensiones en un 15 % o sacar dinero de otro sitio".

Asimismo, ha apostado por acabar con el índice de revalorización de las pensiones que se estableció en 2013 y por volver a actualizarlas conforme a la inflación, así como por eliminar el factor de sostenibilidad que ajustará la cuantía de la pensión a la esperanza de vida.

Antes que Zubiri ha intervenido en la comisión el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid Santos Ruesga, que ha coincidido en la necesidad de volver a vincular las pensiones al IPC o bien a la evolución del PIB, que lleva consigo el crecimiento de la productividad.

Zubiri ha dicho que es improbable que el empleo pueda resolver a corto o largo plazo la situación de la Seguridad Social, ya que sería necesario crear 13,5 millones de empleos hasta 2050 con una cotización igual a la del promedio del sistema, lo que ha considerado "imposible".

Para cubrir el déficit de la Seguridad Social este año y el que viene, Zubiri señala que se podrían sanear los gastos de la Administración Central y de las Comunidades Autónomas, ya que "habría cierto margen para financiar este déficit temporalmente" y "si no sería con impuestos".

También ha advertido de que el actual sistema de pensiones sólo lleva a España a una sociedad envejecida y empobrecida y ha criticado propuestas interesadas que no resuelven nada, como la sustitución de cotizaciones por un aumento del IVA, compatibilizar la pensión con el trabajo o fomentar los planes de pensiones privados, que han demostrado ser poco rentables.