Diario Vasco

Córdoba, 29 nov (EFE).- El nuevo entrenador del Córdoba, Luis Miguel Carrión, se mostró feliz en su primera comparecencia previa a su debut en la Copa del Rey y aseguró que su nombramiento "no es un marrón, sino una alegría", y que quiere a un equipo "protagonista para ganar al Málaga".

"Como entrenador nunca se sabe cuándo te va a llegar la oportunidad y seguridad en el tiempo nunca se tiene, por lo que trataré de ir día a día", apuntó Carrión a los periodistas tras hacerse oficial su nombramiento para hacerse cargo del primer equipo.

Dijo que está "centrado en el Málaga, un equipo con gente muy vertical y experiencia atrás"; que su objetivo es ganar mañana y que, para ello, sacará al equipo "que más daño le pueda hacer" al equipo malaguista; tras lo que pensarán en el Reus.

Carrión comentó que se siente "agradecido" a los chavales del filial, sobre los que adelantó que "tendrán protagonismo", pero recordó que llega "nuevo" y tiene que "ver cosas".

El que fue también jugador del Córdoba (2005-2007) señaló que esta segunda oportunidad que le brinda el club en el banquillo del primer equipo llega en "una situación diferente" a la primera en la que actuó como interino en 2014, porque entonces "estaba de segundo".

"Ahora tengo la experiencia de llevar a un equipo, ha pasado el tiempo y no veo muchos paralelismos", afirmó carrión, quien destacó que los jugadores "tienen ganas de revertir la situación, que ya el entrenamiento de hoy fue bastante mejor que ayer" y que "todo tiene un proceso" para que las cosas cambien.