Diario Vasco

Madrid, 29 nov (EFE).- "Amar es para siempre" llega a su capítulo mil el 15 de diciembre y, aunque ocupa las sobremesas de Antena 3 desde 2013, se mantiene como líder de su franja gracias a su capacidad para "reinventarse" cada temporada y presentar tramas con las que el espectador se identifica.

Así lo han explicado hoy a Efe dos de los actores que trabajan desde el comienzo de esta ficción creada por Diagonal TV primero para La 1, que emitió siete temporadas de "Amar en tiempos revueltos", y después para Antena 3, ya como "Amar en para siempre": José Antonio Sayagués (Pelayo) y Manuel Baqueiro (Marcelino), padre e hijo al frente del bar Los Asturianos.

"Reinventarse cada día es lo que mantiene viva la serie; su éxito es el reciclaje", reconoce Sayagués, quien también destaca unas tramas en las que "se recupera la cotidianeidad, con acontecimientos extraordinarios que le pasan a gente normal y que se revuelven, lo que ayuda al espectador y consigue que se identifique con los personajes".

Para Manuel Baqueiro es "muy bonito" llevar en la serie más de una década, en la que ha visto "pasar a muchos actores, muchos de ellos con los que has crecido y a los que admiras".

Con Marcelino ha "evolucionado" desde 1936 hasta 1967, cuando arrancó en septiembre la temporada actual. "Los personajes maduran, siguen una evolución natural y han conseguido representar la vida de un barrio durante tres décadas", explica sobre un trabajo "muy exigente" ya que, aunque los guionistas den algún descanso a su personaje y eso le permita oxigenarse, participar en una serie de emisión diaria es "muy duro".

Tanto Baqueiro como Sayagués consideran que "hasta el momento" Marcelino y Pelayo son los personajes de sus vidas, ya que también les han hecho ganarse el cariño de un público que, a fuerza de verles a diario en la sobremesa, los considera "de la familia".

Para celebrar el capítulo número mil de esta serie, que desde su estreno en 2013 promedia 13,9 por ciento de cuota y reúne a más de 1,6 millones de espectadores, los guionistas han optado por algunas sorpresas previas, como la vuelta de una embarazada Maruxa (Lena Fernández) a la Plaza de los Frutos, de Dorita (Anna Castillo) y de Quico (Iván Sánchez).

Pero la gran atracción del capítulo mil será la celebración de una esperada boda, de la que ni la cadena ni la productora han querido dar más detalles.

También a partir del 15 de diciembre se conocerá "una nueva cara" de Alonso Núñez de Losada, prometido de Marta Novoa y una de las incorporaciones de este temporada, al que da vida Miguel Ángel Muñoz.

"De ser el yerno perfecto, elegante, culto y amoroso descubrirá otra cara que me divierte muchísimo interpretar", ha anunciado a Efe el actor, "orgulloso y agradecido" por sumarse a una serie que "forma parte de la historia de la televisión".

Al margen del trabajo actoral, el éxito de "Amar es para siempre" reside en sus tramas, "basadas en historias con las que la gente se pueda identificar, con conflictos reconocibles que afectan a familias, al tiempo que se cuenta la historia de este país, y eso es muy interesante", decía a Efe el coordinador de guiones, Nacho Faerna.

Llegar al millar de episodios "sin agotarse" se consigue, añade, gracias a mantener "buques insignia" como la Plaza de los Frutos o Los Asturianos al mismo tiempo que "se renueva" cada sesión con la incorporación de nuevos personajes que representan a su tiempo.

Esta quinta temporada finalizará en agosto, pero "con vocación de continuar", asegura Faerna.