Diario Vasco

Berlín, 29 nov (EFE).- El titular del Interior alemán, Thomas de Maizière, rechazó hoy especular sobre una posible autoría rusa en un nuevo "ciberataque" que desde el domingo ha dejado sin telefonía fija, internet y televisión "online" a 900.000 usuarios de Deutsche Telekom, y subrayó la importancia de reforzar la ciberseguridad.

"No quiero especular sobre la procedencia" del ataque informático, declaró De Maizière en un aparte de un congreso de ministros del Interior de los estados federados en la ciudad de Saarbrücken, e insistió en que "el autor exacto todavía no ha sido determinado".

Según el ministro, "probablemente tampoco sea posible trazar con claridad un límite entre las actividades criminales procedentes de un determinado país y las actividades de un Estado".

Así, las agresiones informáticas pueden provenir de organizaciones privadas y criminales, pero también de Estados, entre los que sí citó expresamente a China y Rusia.

De Maizière habló de un "ataque probablemente a nivel mundial de 'routers' de una determinada empresa" cuyo objetivo, "posiblemente fracasó", ya que los piratas informáticos lograron hacer caer los dispositivos, pero no caparlos.

Todo esto demuestra la importancia de la "ciberseguridad" para el seguro funcionamiento de las infraestructuras sensibles, subrayó.

En este sentido, se refirió a la amenaza que se desprende de los ataques "técnicos", perpetrados con el objetivo de inutilizar infraestructuras, pero también al peligro de ataques "inteligente", que buscan manipular la opinión pública.

"El Estado tiene la responsabilidad de velar por su propia seguridad, al igual que la tiene la economía", señaló el ministro, quien agregó que también los ciudadanos deberían tomar medidas.

"Vamos por el buen camino", afirmó De Maizière al referirse al nuevo 'cibercentro' y a la nueva estrategia de seguridad cibernética aprobada el año pasado después de que el Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán, fuera objeto de un "ciberataque" sobre su sistema interno.

El presidente del servicio federal de Información (BND), Bruno Kahl, afirma precisamente en declaraciones que publica hoy el diario "Süddeutsche Zeitung" que los servicios de espionaje alemanes temen que haya "ciberataques" procedentes de Rusia que deriven en acciones de desinformación para incidir en la campaña de las elecciones generales de ese país de septiembre próximo.

Kahl admite ante el mencionado rotativo que es "difícil" responsabilizar a un Estado extranjero de este tipo de "ciberataques" y campañas de desinformación, pero considera que, cuando menos, éstas son "toleradas", si no "deseadas", por sus autoridades.

"Europa, y muy especialmente Alemania, están en el objetivo de estos intentos de alterar sus procesos democráticos", sostiene el presidente del BND.