Diario Vasco

Lisboa, 29 nov (EFECOM).- La agencia de notación financiera DBRS colocó hoy bajo vigilancia negativa a la Caixa Geral de Depósitos (CGD) lusa, una perspectiva que precede un posible recorte de su calificación, lo que dejaría al banco en niveles de "bono basura".

Esta revisión de la agencia canadiense se produce después de que el presidente de la entidad, António Domingues, anunciase su dimisión tras la aprobación en el Parlamento luso de una propuesta que obliga a la cúpula de la CGD a presentar sus declaraciones de rentas y patrimonio ante el Tribunal Constitucional.

La agencia otorga al banco estatal la nota "BBB (bajo)", apenas un nivel por encima del considerado "bono basura", por lo que la "perspectiva negativa" avisa sobre un posible empeoramiento de esta nota.

DBRS, la única agencia que recomienda la inversión en deuda tanto de Portugal como del banco, explicó que permanecerá atenta a "cómo la dimisión de la mayoría de los miembros de la administración el 27 de noviembre afecta a la reestructuración del grupo".

La entidad canadiense afirmó que para realizar esta revisión tuvo en cuenta los atrasos y el riesgo de ejecución en el proceso de recapitalización y "espera que el grupo esté débilmente capitalizado por un mayor período del inicialmente previsto".