Diario Vasco

Barcelona, 19 oct (EFECOM).- El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, ha dicho hoy que hace 12 años Colonial decidió ser una compañía global y que, si no se hubiera tomado esa decisión, la empresa "estaría muerta" y ha añadido que su experiencia indica que la "diversificación internacional" compensa.

Durante su intervención en un debate del Barcelona Meeting Point (BMP), Viñolas ha mencionado la paradoja de que el mercado inmobiliario, desde un punto de vista emocional, se aprecia como un mercado local, pero se basa en factores globales, como el dinero o los beneficios.

Ha dicho que lo malo de ser local es que puedes quedar atrapado entre dos limitaciones, ya que el mercado y las oportunidades que tiene son muy pequeñas y, por eso, tiene más sentido ser una empresa global.