Diario Vasco

Madrid, 19 oct (EFE).- El sindicato FSIE, mayoritario en la escuela concertada, ha impugnado en el Tribunal Supremo el real decreto que regula las evaluaciones finales de ESO y Bachillerato por "clara discriminación" del profesorado de la enseñanza privada.

La norma supone una "exclusión" de estos docentes a la hora de aplicar y calificar las pruebas, que se reserva al profesorado funcionario, dice el sindicato, que ha presentado un recurso contencioso administrativo.

"El real decreto entra en contradicción con la Lomce, donde se especifica que las pruebas finales externas serán aplicadas por profesorado del sistema español externo al centro, incluyendo dentro del sistema educativo a profesionales tanto del sector público como privado", asegura FSIE en una nota como argumento

De esta manera, existe un trato legislativo "discriminatorio" que es "inaceptable", pues se "excluye claramente" a los profesores de la enseñanza concertada y privada en favor de los docentes funcionarios.

FSIE recuerda que ya había manifestado su rechazo a estas evaluaciones finales tal como están reguladas en este momento, y ha solicitado al Ministerio de Educación y a los partidos que adopten con urgencia las medidas necesarias para aplazar su aplicación hasta que se alcance un consenso sobre una nueva ley educativa.