Diario Vasco

Madrid, 19 oct (EFE).- Siete de cada diez jubilados españoles disponen de su pensión como única fuente de ingresos, 1.046 euros de media a tenor de los últimos datos de la Seguridad Social, y tienen un gasto medio mensual de 953 euros, la mayor parte para vivienda y necesidades básicas, según un estudio de la Fundación Edad&Vida.

Según el documento presentado hoy, junto a VidaCaixa y Obra Social laCaixa, y realizado por expertos de las universidades de la Comunitat Valenciana, Extremadura y Castilla-La Mancha, el 45 % de los españoles mayores de 65 años tiene dificultades para llegar a fin de mes (un 51 % de mujeres y un 37 % de hombres).

El estudio "La revolución de la longevidad y su influencia en las necesidades de financiación de los mayores", muestra que un 57 % de los encuestados declara unos ingresos inferiores a 1.000 euros mensuales.

En concreto, el 67 % de los jubilados percibe unos emolumentos mensuales por debajo de 1.250 euros y hasta un 38 % vive cada mes con menos de 750 euros, mientras que solo un 6 % supera los 2.000 euros mensuales.

Las personas que tienen más ingresos son principalmente aquellas que tienen fuentes de ingresos adicionales a la pensión pública.

Solamente un 30 % cuenta con tales ingresos alternativos, que provienen de productos financieros (29 %), planes de pensiones (22 %) y alquileres (13 %).

En cuanto a sus gastos, los mayores de 65 años que residen en sus hogares tienen un gasto medio mensual de 953 euros, la mayor parte para vivienda y necesidades básicas.

Así, luz, agua, gas, comunidad, teléfono, etc, consumen mensualmente el 31 % del total del presupuesto (295 euros) y alimentación, ropa y productos de limpieza alcanzan el 35 % (332 euros).

A salud (seguros de salud, medicamentos, dentistas, etc) se dedican 104 euros al mes, mientras que los 171 euros restantes se destinan al ocio.

La edad de los individuos condiciona el reparto del gasto, incrementándose en las personas de más edad el gasto en salud y en necesidades básicas frente al gasto en vivienda y ocio, mientras que un 38 % de los mayores señala que prestan ayuda económica a sus familiares, con un importe medio mensual de 51 euros.

Según el estudio, un 22 % de los jubilados españoles afirma que probablemente no disponga de suficiente patrimonio para cubrir sus necesidades futuras.

Ante esta percepción, un 56 % prefiere ahorrar por si tiene que afrontar algún imprevisto, el 40 % señala que no puede hacerlo porque carece de ingresos suficientes y un 4 % prefiere gastar todos sus ingresos sin pensar en posibles contingencias.

Por otra parte, el 91 % de quienes hoy están jubilados tiene una vivienda en propiedad pero no dispone de otros ahorros en bienes inmuebles distintos a su residencia habitual.

El 72 % optaría por dejar todo su patrimonio a sus herederos, mientras que un 24 % preferiría gastarlo y dejar en herencia sólo la vivienda habitual.

Según los autores, el progresivo envejecimiento de la población plantea varios retos al sistema público de pensiones y apuntan a que la revalorización anual de las pensiones será inferior al crecimiento de los precios, derivando en una importante pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas en sus últimos años de vida.