Diario Vasco

Sevilla, 19 oct (EFE).- El Sevilla, tras la victoria en Zagreb ante el Dinamo (0-1) en la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga Campeones, se clasificaría matemáticamente para los octavos de final si gana en la siguiente cita y también lo hace el Juventus de Turín, equipo italiano que igualmente aseguraría el pase.

Los sevillistas llevan siete puntos en tres jornadas, con el empate en Turín (0-0), la victoria en el Sánchez Pizjuán ante el Olympique Lyon francés (1-0) y el triunfo en la noche de este martes en el estadio Maksimir.

El Juventus, después del empate ante el Sevilla en la primera jornada, ganó en Zagreb (0-4) y anoche en Lyon (0-1), con lo que también suma siete puntos.

En la cuarta jornada los italianos reciben al Olympique, que suma tres puntos en la clasificación del grupo H, y el equipo que entrena el argentino Jorge Sampaoli tienen la visita del Dinamo, con cero puntos.

Dos triunfos locales en esa jornada, fijada para el próximo miércoles 2 de noviembre, dejaría el pase a los octavos listo a falta de otras dos citas en esta fase, en la que sí habría que decidir el equipo que sería primero y segundo del grupo.

La pasada temporada (2015-16), los sevillistas, entrenados entonces por Unai Emery, no pasaron de la fase de grupos al quedar terceros, tras el Manchester City inglés y el Juventus, y por delante del Borussia Mönchengladbach alemán en el denominado 'grupo de la muerte'.

Antes de esa campaña, el equipo hispalense jugó en la 2010-11 la eliminatoria previa de la fase de grupos pero fue eliminado por el Braga portugués.

En la 2009-10 sí logró el pase a los octavos tras superar una fase de grupos en la que peleó con el Unirea Urziceni rumano, el Glasgow Rangers escocés y el Stuttgart alemán, aunque no pasó de ahí al ser eliminado por el CSKA de Moscú.

En otra de sus participaciones en la Champions, en el curso 2007-08, el Sevilla volvió a entrar en octavos, en esa ocasión tras medirse en la fase de grupos al AEK de Atenas, Arsenal inglés y Slavia de Praga.

En aquella ocasión también la carrera sevillista acabó en octavos, al ser superado por el Fenerbahçe en una eliminatoria que se decidió en el Sánchez Pizjuán con una tanda de lanzamientos desde el punto de penalti que favoreció a los turcos.

La primera participación del Sevilla en el máximo torneo continental, entonces denominado Copa de Europa y bajo un sistema de competición de eliminatorias desde su inicio, el equipo llegó en la temporada 1957-58 hasta los cuartos de final, en los que quedó apeado por el Real Madrid. Antes había superado al Benfica de Lisboa y al danés Arhus.

Ahora, el Sevilla del Sampaoli lleva bien encaminado el pase a los octavos, algo que podría asegurarse el 2 de noviembre, aunque también con la relativa tranquilidad de que tiene otras dos jornadas para conseguirlo.