Diario Vasco

Madrid, 19 oct (EFE).- El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, ha defendido hoy que el aumento del número de gasolineras automáticas o desatendidas será bueno para elevar la competencia y bajar los precios de los carburantes.

Durante su intervención en la Comisión de Economía del Congreso, Marín Quemada ha insistido en que la bajada del precio del crudo sigue sin trasladarse en la misma proporción a las estaciones de servicio y ha reiterado la necesidad de elevar la competencia y mejorar así los precios en España, algo que, a su juicio, se lograría con el aumento de estas gasolineras automáticas.

Marín Quemada ha defendido que no presentan riesgos, que serían dinamizadoras del mercado y que no están reñidas con el empleo o la seguridad.

El presidente de la CNMC ha recordado que este tipo de gasolineras están operativas en otros países y ya existen incluso en las cooperativas agrarias, donde no han generado problema alguno.

"Que no interese a todos, es otra cuestión", ha concluido.

Frente a esta defensa, la diputada del PSOE Ana María Botella ha apuntado los problemas de empleo o seguridad que pueden conllevar este tipo de gasolineras y le ha pedido que tenga una reunión más amplia con los agentes del sector.

La CNMC aprobó este verano un informe en el que pedía que se eliminaran las trabas normativas al desarrollo de estas gasolineras que, a su juicio, aseguran una mayor competencia y unos mejores precios que "benefician" al consumidor final.

El informe causó reacciones de sindicatos y algunos grupos políticos, que criticaban la pérdida de empleo que puede conllevar este tipo de estaciones de servicio, así como problemas de seguridad o de atención a determinados colectivos.